Conoce los lugares imprescindibles de Córdoba

Córdoba es de esas ciudades que te atrapan desde el primer momento. Representa la tercera ciudad más poblada de Andalucía y alberga en su interior algunas joyas de la arquitectura universal como su Mezquita-Catedral. Cualquier momento es bueno para visitarla, pero nosotros siempre recomendamos la primavera. En esta estación las flores adornan las fachadas y los patios lucen radiantes conquistando a todo aquel que pasa por su lado.

 

Podrías recorrer durante días sus calles. Pero como sabemos que no siempre contamos con unas extensas vacaciones, hemos preparado este recorrido que puedes hacer en tu próxima escapada. También te recomendamos que te apuntes a un Free tour por Córdoba para conocer a través de una visita los lugares más importantes, además de todas las curiosidades que no aparecen en las guías. Una de las ventajas de esta ciudad es que la mayoría de sus principales puntos de interés se encuentran en el centro histórico, por lo que no tendrás que caminar demasiado para visitarlos todos. Solo hace falta que no te olvides de coger tus zapatos más cómodos y una botella de agua. ¡Comenzamos!

Mezquita-Catedral de Córdoba

No podíamos empezar nuestra lista sin hablar de este espectacular lugar. Una visita a Córdoba sin pasar por la Mezquita-Catedral no sería una verdadera visita. Representa el monumento más emblemático de la ciudad y destaca por su belleza y su singularidad. Está considerado Patrimonio de la Humanidad y al contemplarla podemos identificar diferentes estilos: gótico, barroco, renacentista y mudéjar.

Su visita supone un recorrido por la historia del arte y de la arquitectura. Antes de entrar en el templo, pasarás por el Patio de los Naranjos, donde su fuente te dará la bienvenida y te invitará a sentarte durante unos minutos. Una vez dentro disfruta de cada detalle y no olvides contemplar la maqsura, conocido por ser el lugar reservado para el rezo del Califa.

 Medina-Azahara

Para los amantes de la historia y la arqueología es una visita imprescindible por su importancia en el legado hispanomusulmán. En el año 1923 fue declarado Monumento Nacional y en 2018 obtuvo la distinción de Patrimonio de la Humanidad. En total, Córdoba alberga cuatro monumentos con esta categoría. Medina-Azahara se trata de un yacimiento situado a unos siete kilómetros de la ciudad construido por orden de Abderraman III, entre los años 936 y 976. En aquel momento este enclave aglutinaba las labores administrativas y residenciales. Ahora se trata de un rico yacimiento arqueológico que no debes perderte durante tu escapada. Si contratas una visita guiada por Córdoba podrás llegar a este emplazamiento de forma sencilla y conocer todos los detalles. Una vez allí puedes acercarte a conocer el Salón Rico, conocido por tratarse del lugar en el que el Califa recibía a los extranjeros que llegaban la ciudad.

La Judería

Otro de los lugares más emblemáticos al que debes acudir para conocer el corazón de la ciudad es la Judería. Se encuentra emplazado en el casco histórico y lo ideal es dejarse llevar y dedicar unas horas a recorrer el sinfín de calles estrechas y preciosos rincones que encontrarás a tu paso. Este espacio presenta el típico trazado islámico compuesto por calles transversales y un laberinto que en ocasiones terminan en callejones sin salida. Una de las estampas más conocidas de esta parte de la ciudad es la Calleja de las Flores. Su belleza la convierte en una de las más transitadas y no es para menos. Al llegar quedarás maravillado por sus paredes blancas decoradas con multitud de macetas con flores.

El Puente Romano

Está considerado por muchos como uno de los puentes más bonitos del país. Su importancia en la historia destaca porque durante siglos se trataba de la única entrada con la que contaba la ciudad desde el sur. Fue construido en el siglo I a.C, y desde entonces ha sufrido varias remodelaciones, la última en 1876. La imagen actual muestra 16 arcos, cuatro apuntados y el resto de medio punto; y en el centro se erige una escultura de San Rafael, realizada por el escultor Bernabé Gómez del Río en el siglo XVI. Al igual que comentábamos en la Judería, su estampa es realmente conocida. Nuestro consejo es que vayas al atardecer y disfrutes de una de las vistas más conocidas, el Puente Romano sobre el río Guadalquivir y la Mezquita-Catedral al fondo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *