Resumen de “El Camino De Steve Jobs” por Jay Elliot

1

Comenzando con un relato acerca de como Jay Elliot conoció a Steve Jobs con ayuda de su gusto en común acerca de la tecnología. Cuando se conocieron, Jay lucía como un típico cuarentón con un aspecto de ejecutivo, es decir con traje y corbata; por otro lado, Steve Jobs iba vestido con jeans y tenis y un estilo hippie.

Jay trabajaba para Intel, pero decidió renunciar a su puesto para unirse a “Eagle Computer”. Esta decisión fue sin frutos ya que después de poco, su compañía murió y con aquella, su puesto. En esta charla que tuvieron Jay y Steve, se dieron cuenta de muchas diferencias entre ellos, al igual que algo muy en común, lo cual es su pasión  por los ordenadores.

Steve Jobs, presidente del consejo de Apple Computer, le ofreció a Jay trabajar para él; Jay lo pensó bien ante todo ya que él quería que le paguen lo suficiente. Dos semanas más tarde cuando Apple ganó mucha fama y un gran valor, él se unió a ellos. Cabe decir que Jay y Steve concordaron en muchas ideas en base a la tecnología y su servicio.

No podemos llamar a Steve Paul Jobs un Zar del producto ya que él nunca pretendió serlo; en su niñez paso por muchas cosas lo cual, el hecho de que ahora fuese el creador de productos y CEO más prominente del mundo sería inesperado e impresionante.

La obsesión de Steve Jobs era una pasión por el producto, una pasión por la perfección del producto. ¿A qué se debe esta obsesión? Steve es el consumidor más grande del mundo, sobrevive, tiene éxito y cambia a la sociedad al seguir sus propias pasiones.

Durante el tiempo que Jay estuvo trabajando en IBM, él se topó con muchos científicos brillantes, pero frustrados porque muy pocas de sus contribuciones habían sido seleccionadas para ser adoptadas o integradas a los productos.

Cuando Jay se unió a Apple, vio que la energía de esta, se generaba en un grupo de trabajo, el cual en ese entonces, se centraba en un proyecto de un producto que sobrepasaría los límites, un ordenador llamado “Lisa”.

Se suponía que este producto “Lisa” sería como una innovación y un gran logro en la tecnología Apple II y que abrirían a la compañía muchas puertas nuevas, utilizando algunas de las mismas innovaciones que los ingenieros de Apple habían visto en PARC.

“Lisa sería tan avanzada, que harán una mueca en el universo”. Esta fue la expresión de Steve Jobs emocionado con el proyecto “Lisa”.

Steve Jobs quiso hacer cambios en el proyecto pero Steve Woz no quiso dejar que se produzcan graves retrasos por el simple hecho de que Steve quiera. Ya habían trabajado mucho y la idea de hacer cambios en el proyecto era simplemente inaceptable.

Steve Jobs entendió alguna que muchas compañías trataron pero no lograron. Mientras más avanzados eran los productos, mas simples se volvían estos.

En muchos casos la importancia no se centraba en el producto sino en el usuario. Si el usuario se sentía bien con el producto, había éxito en el producto. Con el simple hecho de que la persona sienta satisfacción con el producto, este había sido un éxito.

Este libro no se centra tan solo en el ámbito económico y el dinero, sino también del modo de trabajo de sus protagonistas y su relación con sus empleados tomando en cuenta que Steve Jobs tuvo toda esta trayectoria en su juventud.

Palabras dichas por Jay: “Casi nadie piensa en la tecnología como un campo glamoroso; sin embargo, para mí, al menos, el trabajo nunca ha sido más satisfactorio o increíblemente emocionante como cuando trabajé con Steve Jobs”.

Notando que al final del libro también afirma: “El nuevo tipo de organización empresarial que has creado es el cimiento fundamental de las empresas del futuro”.

Su estilo empresarial o su manera de trabajar (de Steve Jobs) nos serviría a muchas personas para que la sigamos a lo largo de nuestra vida.

Steve destaca también su concentración hasta en los más mínimos detalles del producto, pasando por la elaboración hasta su presentación ante la sociedad. Ante todo, el nacimiento de Macintosh fue calificado por muchos expertos con el mejor comercial nunca antes visto en Televisión.

Para Steve es muy prioritario que el producto que se es lanzado, esté con la mayor corrección necesaria, así sea que el producto sea lanzado después de la fecha prevista, pero que cumpla con todas las correcciones necesarias.

Él trata de que las personas se sientan integradas así como en las reuniones colectivas que implica todos haciendo que la gente entienda cada vez más aspecto que no tenían claros.

Steve Jobs siempre ha tenido una forma de trabajo muy estricta, refiriéndonos a su presencia ante los empleados. Practicando una dirección presencial mejor que el habitual recurso al correo o el teléfono, ya que está convencido de que si se es accesible y se escucha a los empleados, éstos satisfarán las expectativas. Además, conoce bien a todos sus empleados.

Es exigente con quienes trabajan con él. Una vez le dijo al autor del libro: “sé que se quejan de mí, pero más adelante van a ver esto como la mejor época de sus vidas; sólo que aún no lo saben, pero yo sí”. Jay ante esto, le respondió “Steve, no te engañes. ¡Lo saben y les encanta!”. Para él, no hay término medio, Se es brillante o se es incompetente; y, obvio, contrata siempre al mejor.

Va más allá del perfil tradicional, intentando averiguar los talentos que subyacen en cada uno y lo que esa persona podrá aportar a la organización.

Combina el convencimiento de que la gente puede estar disponible veinticuatro horas al día con el respeto a la vida privada.

El producto representa el corazón de una empresa, ésa es una de sus tesis esenciales.

Todo lo anterior implica que quien trabaja con él sabe que va a hacerlo en proyectos innovadores y que va a hacer cosas más interesantes que en cualquier otro lugar. Esto se lo dijo bien claro Steve Jobs al presidente de Pepsi Cola, John Sculley, cuando quiso ficharle para Apple: “¿Quieres pasar el resto de tu vida vendiendo agua con azúcar o quieres cambiar el mundo?”. Jobs es un maestro de la motivación y, como dice Jay Elliot, “hay pocas cosas en el mundo de los negocios de más valor que tener un equipo con gente a quien realmente le importa la compañía y sus productos”.

Diego Rivera Campi.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *