Internet entra en la crisis de los cuarenta

El Universo, 2 de septiembre de 2009

Los videos bobos no eran lo que tenían en mente Len Kleinrock y su equipo de la universidad UCLA cuando comenzaron a trabajar hace 40 años en un proyecto que dio c omo fruto la internet. Tampoco las redes sociales ni las aplicaciones que atraen a más de mil millones de usuarios.

Su objetivo era crear una red de intercambio libre de información. Esa libertad abrió un mundo de probabilidades y dio nacimiento a sitios como YouTube, Facebook y la web. Todavía hay espacio para innovar, pero tal vez no haya tanta libertad para operar. Si bien es más accesible y más rápida que nunca, surgen barreras artificiales que pueden afectar su crecimiento. La red enfrenta lo que podría describirse como una crisis de la mediana edad, atribuible a una serie de factores.

El correo basura y los hackers obligan a erigir barreras de protección. Los gobiernos censuran portales, y consideraciones comerciales hacen que se impongan políticas que perjudican a los rivales, especialmente en aparatos como el iPhone.

Hay más libertad para que el usuario común pueda jugar, comunicarse o comprar, afirmó Jonathan Zittrain, cofundador del Centro Berkman para la Internet y la Sociedad de Harvard. Al mismo tiempo, hay algunas tendencias que hacen mucho más factible el control (de la información).

Pocos prestaron atención el 2 de septiembre de 1969, cuando una veintena de personas se congregaron en el laboratorio de Kleinrock en la Universidad de California, en Los Ángeles, para observar el intercambio de información entre dos robustas computadoras a través de un cable gris de cinco metros. Ese fue el inicio de la red Arpanet. Al mes siguiente se sumó al proyecto el Instituto de Investigación de Stanford y ese fin de año se incorporaron la Universidad de California de Santa Bárbara y la Universidad de Utah.

En la década de 1970 se crearon los correos electrónicos y los protocolos de comunicaciones TCP/IP, que facilitaron la conexión de redes, dando nacimiento a la internet. En la década de 1980 se inventó un sistema de direcciones empleando sufijos como .com y .org, de uso generalizado hoy.

La internet pasó a ser un instrumento de uso común en los años noventa, cuando el físico Tim Berners-Lee inventó la web, una subdivisión que facilita el enlace de recursos de distintos orígenes. Proveedores de servicios como America Online conectaron a millones de personas por primera vez. Floreció ayudada por la ausencia de regulaciones que hubieran podido ser un obstáculo.

A lo largo de buena parte de su historia, nadie había oído hablar de ella, expresó Zittrain. Eso le permitió echar raíces. El propio gobierno estadounidense, que costeó las investigaciones como parte de un proyecto militar, dejó que los ingenieros promoviesen la idea de una red abierta.

Cuando Berners-Lee inventó la web, la pudo ofrecer al mundo sin tener  permisos ni lidiar con los sistemas de seguridad  tan de moda hoy. El flujo de pornografía dio lugar a innovaciones tecnológicas como los videos on-line y el uso de tarjetas de crédito para pagar por servicios.

El idealismo inicial sobre una red totalmente libre está desvaneciéndose un poco.

Una disputa entre Google y Apple es un ejemplo. Al igual que muchos aparatos que permiten conectarse con la internet, el iPhone restringe los programas que se pueden usar. Apple recientemente bloqueó Google Voice, aduciendo que invalida la interfaz del aparato. Hay quienes creen el fin es eliminar un posible competidor en los servicios telefónicos.

En las computadoras, algunos de los servicios que ofrecen acceso a la internet erigen barreras para impedir que se compartan archivos. Se busca que el gobierno exija neutralidad y evite que algunas empresas se favorezcan. Si se logra, se estaría volviendo al ideal de la gente de Kleinrock. Incluso si las empresas que suministran servicios no interfieren con el tráfico, pueden desalentar el uso irrestricto de la internet fijando límites a la cantidad de información que se puede manejar mensualmente.

Uno será menos proclive a ensayar cosas, dijo Vint Cerf, ejecutivo de Google y uno de los fundadores de la internet. Nadie querrá sorpresas cuando le llegue la cuenta a fin de mes. Hay quienes se esfuerzan por preservar la libre información. El sistema Android de Google, por ejemplo, permite que cualquiera haga y distribuya programas de software sin autorización.

Reply


Copyright © 2021 Camino a la Sociedad de la Informacion y Conocimiento All rights reserved. Theme by Laptop Geek.