Chris Hughes: ‘Lo que pasa es solo el comienzo’

El Universo, 30 septiembre 2010, Fernando Astudillo

Chris Hughes tiene cara de niño. Ese es uno de los calificativos que persigue a este joven de 26 años, que hace tres decidió dejar Facebook, una de las compañías con mayor crecimiento en el mundo, por una utopía en ese entonces: convertir a Barack Obama, un senador de Illinois poco conocido a escala nacional, en el primer afroamericano presidente de los EE.UU.

Hughes, quien en el 2004, con varios compañeros de Harvard, había cofundado Facebook, esa red social virtual que engancha a 500 millones de personas en el planeta, fue el hombre de internet de Obama. Aquel que, con 24 años, aprovechó su visión sobre las posibilidades infinitas de las conexiones virtuales para hacer que los ciudadanos se organicen por sí solos a través de esa virtualidad, recojan dinero como jamás se había hecho en una elección en los EE.UU. y se conviertan en cada rincón en ojos, oídos y más del mismísimo Obama.

Tan clave fue el trabajo de este joven de Carolina del Norte graduado en Harvard en Literatura e Historia, que hay quienes opinan que las elecciones en este país (y en el mundo) tienen un antes y un después de él. Que su plataforma de comunicación cambió para siempre el escenario.

Vestido impecablemente con un terno clásico, con un maletín de cuero en su mano derecha y sumamente apurado por su inminente subida al escenario del Centro de Convenciones, Chris Hughes atendió a este Diario.

Él estuvo el martes en Guayaquil, traído por la Espol, para dictar la conferencia ‘Desarrollo en tecnologías para optimizar la comunicación social y la organización política’.

Cuando los historiadores hagan un balance de inicios del siglo XXI, el nombre Chris Hughes estará escrito en esos libros como hombre clave en dos procesos: la elección como presidente del país más poderoso del mundo del primer afroamericano y la fundación de Facebook, la red social virtual que radicalizó un cambio en la forma de comunicarnos. ¿Qué piensa de ello a sus 26 años?
Es solo el comienzo de todas las cosas que están pasando con la tecnología que nos rodea. Es muy útil pensar en los historiadores. Si nos vamos unos pocos de cientos años atrás de nuestro tiempo, creo que estaríamos en un momento muy similar a la primera década después de la invención de la imprenta (s. XV, hacia 1440). Muchas cosas pasaban, pero lo que pasó luego fue aún más sorprendente. He sido afortunado de desempeñar un rol en un par de cosas sorprendentes.

¿Habla de fortuna? ¿De solo un momento afortunado?
Creo que la vida siempre es una combinación de un poco de esfuerzo de pensamiento y de mucho de suerte. Es ciertamente ambas. No hay forma; si no tienes una de las dos no puedes…

¿Está aburrido de que todos los que hablen con usted lo recuerden y señalen como “el chico que hizo a Obama presidente”?…
¿Aburrido de eso? ¡No, no! Lo que hizo todo el equipo en la campaña de Obama en 2007-2008 es abrir ventanas, que la tecnología lleve esperanza a los estadounidenses y al público en general; no fuimos nosotros. Los estadounidenses construyeron un movimiento que eligió a Obama presidente.

Usted ha afirmado que es un hombre que primero se siente comprometido con algo y luego se involucra. ¿Le costó dejar Facebook, una compañía en crecimiento, solo por un ideal, por una posibilidad en ese entonces llamada Barack Obama?
Fue ciertamente sorprendente para todos mis colegas. Pero al mismo tiempo sentí que si no iba y no me unía a la campaña a tiempo completo, estaría perdiendo la oportunidad de ser parte de algo que tenía el potencial de ser histórico. Que era importante tanto para EE.UU. y el mundo. Sentí que iba a disfrutar esa elección.

Hablemos más de Facebook. ¿Cómo lo ve ahora, luego de su salida hace tres años? ¿Qué le falta?
Bueno, ahora tiene 500 millones de usuarios activos. Creo que Facebook siempre tiene que desafiarse a sí mismo, de inventarse tan rápido como sea posible. En este momento la gran transición está en los aparatos móviles. No solo en los EE.UU., sino en todo el mundo se ve más y más gente que se conecta on-line primero con los aparatos móviles y luego con las computadoras. Creo que es uno de los más grandes desafíos que Facebook enfrenta hoy.

Hay críticos que ven en Facebook al nuevo Big Brother de la humanidad, ese que describió Orwell en su famosa novela 1984…
Creo que lo sorprendente de internet es que no hay una centralización. Hay 500 millones de personas que se están comunicando con sus amigos, colegas, familiares, pero no hay un gobierno político. Facebook no es un gobierno, es una plataforma que ayuda a la gente a comunicarse, de la misma forma que una compañía de telefonía móvil es una plataforma o cualquier otra convención tecnológica es una plataforma. Si Facebook fuera un gobierno habría una historia completamente diferente, pero no lo es, es una simple compañía que es solo parte de un mercado en crecimiento con muchísima competencia.

Pero ¿qué piensa de esos críticos que hablan de que con Facebook estamos perdiendo la privacidad, de que somos prisioneros en esta era digital?
Las personas deben ser bien pensantes sobre lo que comparten. Eso es para la vida cotidiana y también para la vida en la pantalla. Creo que el asunto es menos de perder la privacidad y más de verdaderamente tratar de crear una cultura de considerar bien lo que se ve y asegurarnos de que cuando compartimos una foto o cualquier cosa, que sea exactamente con las personas con las que queremos hacerlo.

Mañana se estrena en EE.UU. The Social Network, una película sobre los orígenes de Facebook en la que Mark Zuckerberg (el fundador del sitio) queda retratado como un joven egoísta y tramposo…
¡Es Hollywood! Hollywood es sexo, drogas y rock and roll. Es vender boletos, no es exactamente como las cosas comenzaron. Yo estaba allí desde el inicio y fue mucho más aburrido de lo que la película quiere hacer aparecer, pero las historias aburridas no venden entradas.

Dejemos Facebook. Ahora su nuevo ideal es Jumo…
Estamos tratando de construir una red social para el sector social.. Para todas esas organizaciones sin ánimo de lucro o programas de gobierno que trabajan en todo el mundo para ayudar en la vida de las personas, en vacunación, educación, acceso a la gente a internet. Estamos tratando de darle poder a la gente de la cotidianidad para encontrar a estos grupos y su ayuda.

¿Esa es su parte soñadora acerca del internet?
Tenemos un desafío para que la gente se cuide una a otra. De hecho, hay demasiados desafíos en que no podemos ayudar, pero podemos hacer que sea más fácil el que cualquiera se pueda involucrar

Reply


Copyright © 2021 Camino a la Sociedad de la Informacion y Conocimiento All rights reserved. Theme by Laptop Geek.