Reflexiones en las Aulas


27 de marzo 2011, Fernando Astudillo, La Revista.
Aplasto Enter y luego pienso. Se podría decir que estamos en una época en que la rapidez de la comunicación nos puede hacer escribir cosas muy fácilmente frente a la pantalla de la computadora o de un celular. Cosas que tal vez no se dirían en vivo y en directo.

Esa es una realidad mucho más intensa para los niños y adolescentes. Ellos, ciudadanos digitales que pueden estrenar un correo electrónico o un celular a los 7 años y una cuenta de Facebook a los 8, están bastante expuestos.

Expuestos a lo bueno, pero también a lo malo de la era digital. A esa capacidad extraordinaria de informarnos y de aprender por  internet, pero también de su lado oscuro.

La Agencia de Comunicación de Niñas, Niños y Adolescentes (Acnna), un proyecto de la Fundación Yupana, de Ecuador, con apoyo de Unicef, alerta sobre el actual momento: las redes sociales son el escenario de una nueva forma de interacción social, claro, pero además son plataforma para nuevos formas de acercamientos eróticos.

“Los adolescentes empiezan su vida sexual no necesariamente con actividad física sino que  tienen la capacidad de compartir y decir sin necesidad de ver, es decir, lo que las nuevas tecnologías permiten: estar presente sin estarlo. El coqueteo es más directo, los mensajes a Facebook, Twitter y al teléfono móvil tienen contenido erótico, y es común que la webcam sirva como un recurso también erótico debido a que se ven pero no se tocan”, asegura un reporte de Acnna, que busca promover un periodismo con responsabilidad al tratar asuntos en los que se involucra a niños y adolescentes.

Acnna topa este tema a propósito de un interesante y necesario estudio que realiza el Ministerio de Telecomunicaciones de Ecuador con la Fundación Telefónica y que busca saber cómo interactúan con cuatro pantallas los jóvenes de 6 a 18 años del Ecuador: televisión, internet, teléfono celular y videojuegos.

Son las pantallas de su mundo. Pantallas con las que conviven y con las que se relacionan y hasta se enamoran. Una realidad que, sin radicalismos, debe ser analizada por los padres de familia y las escuelas y colegios. (Una pregunta para los directores de los planteles: ¿ya tienen en sus pénsums  material para reflexionar sobre lo bueno y lo malo de las redes sociales y aprovechar sus ángulos positivos?)

En otros países, las autoridades educativas ya están involucradas de lleno en cómo aprovecharlas en el aula.

En Costa Rica, el Ministerio de Educación Pública ejecuta programas en los que se potencia  el uso de estas redes. Según un reporte del diario La Nación, ya hay estudiantes de 17 escuelas que hacen proyectos comunales y los suben a la web, donde reciben comentarios.

El tema está en boga. En Venezuela, la academia está interesada en el aprovechamiento pedagógico de las nuevas tecnologías. Así, en julio, se desarrollará el evento Eduweb 2011 (3) en la Universidad de Carabobo con tres preguntas básicas como semillas de inquietud: ¿Cómo enfrenta la academia el reto de las redes sociales? ¿El uso de las redes sociales, amenaza y riesgo? ¿Qué y cómo enseñar a los nativos digitales?

Tengo dos preguntas más: ¿Los maestros ecuatorianos están pensando en capacitarse en esta temática? ¿Cómo enfrentan esta nueva realidad sin que algunos prejuicios se conviertan en obstáculos para el aprendizaje de los menores? Vale para reflexionar en el aula

Reply


Copyright © 2021 Camino a la Sociedad de la Informacion y Conocimiento All rights reserved. Theme by Laptop Geek.