El chiquero de los cristales verdes y otras tribus playeras

Después de una tarde de playa en un día de carnaval, en la zona poco transitada de las playas de Montañita, en la provincia de Santa Elena. Lo que se escuchaba es que estamos en Montañita, no importaba la clase social en donde el INEC te hubiera ubicado, eso de una forma u otra le da estatus a la persona que consiguió llegar a este pequeño punto. Por ejemplo, si le preguntas a un ecuatoriano  y le dices a dónde te fuiste y dice Playas – refiriéndose a Playas de Villamil o Playas de Montalvo – o me fui a Puerto Bolivar o Puerto Cayo, o estuve en Ayangue. Nada queda comparado con decir estuve en “Montañita”, aunque me fuera a bañar a Olón o a ManglarAlto.

Luego viene el momento de la tradición, ir a la playa es para bañarse. Eso hace que el ritual sea completo: zambullirse, subir la ola, ser arrastrado por una o dos olas, nadar, regresar, bucear y hacer surf. Pero tambien hacer lo que no se ve: pipi y debido a un gran llamado de la naturaleza popo.  Al fin y al cabo, se quemaron calorías y se hicieron evacuaciones corporales, ahora toca hacer uso de otro simbolo de estatus “comer en la playa” y ver el movimiento de las olas junto con el sol moviéndose hacia el occidente. Acá la historia cambia: un padre de familia con 5 cargas familiares, debe de pensar que lo mejor es llevar la comida a la playa – que inteligente el costo fijo más bajo- , luego la misma familia recoge sus desechos, siendo éste el caso optimista. Pero no fue así, muchas familias no recogen sus desechos, el momento de alimentarse lo hicieron en forma poco higiénica y es de esperarse que las infecciones , quedando la duda ¿quién limpiará la playa?. Sin ánimo de ofender a nadie, uno sabe que tipo de personas forman una tribu playera por sus desechos: pañales desechables, fundas de plástico – algunas llevan marcas conocidas – , botellas de refrescos azucarados, huesos de aves,  mamíferos y peces,  tarrinas  con otras cosas menores y todo esto en un radio promedio de 1,5 metros.

En otro grupo de personas que demuestran un “simbolo de  status”  al que denomine “el chiquero de cristales verdes”. Que se ponen a beber cerveza en la playa y beben y beben y vuelven a beber, las botellas desechables se acumularon a su alrededor, de la forma más antiestética. 30 0 40 botellas y en medio sus sares.

Una tribu especial los denominaré: L@s niñ@s lind@s. Son personas lucen sus atributos corporales, siendo las figuras más esbeltas y de figura mejor cuidada. En fin, producen que los rotros de muchos cambien de dirección. De allí, que nace la recomendación: “Si vas a la playa, lleva gafas”, para que no te pesquen mirando. Mucha gente se pregunta ¿dónde se compraron los trajes de baño?, si me recorrí todos los malls….

Por momento me sentí extraño, había llevado un libro, es mi costumbre : sentarme en una silla playera con fondo de tela, leer en la sombra, escuchar las olas, sentir el resplandor en la piel, beber algo suave y notar los cambios de luz cuando muevo las páginas.  Que lástima que no encontrará alguién más con un libro, ni con un iPad o con otro lector de ebooks.

No queda otra, Montañita es como un Cancún de los años 70 en Ecuador, aunque con el incremento de la población de Argentinos se comenzará aparecer a Mar de Plata o tal vez a Punta del Este. El pensar que no existen leyes, para hacer lo que queramos hace que sea una tentación llegar hasta esta playa.

 

Esta entrada fue publicada en Opinión y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *