De los pianistas del teclado a los pintores de pantallas

Los pianistas del teclado fue una frase que leí en el libro “Los nuevos símbolos del estatus: muéstramelos y te diré quién eres”, de Moritz Freiherr Knigge y  Claudia Cornelsen . Acompañado de un evento simultaneo de uno de mis hijos al decirle a uno de sus tíos, “tu celular no es táctil” y devolverselo.

Pianistas del teclado concentran a varias generaciones de humanos que aprendimos a utilizar un conjunto de símbolos muy discretos, para poder comunicarnos y todo lo que conlleva. Algo así como “empuja la tecla y serás”

Los sonidos de una máquina de escribir se escuchaban armónicos, cuando la persona sabían usarla, sino se escuchaba tlas tlas tlas ….. en fin en vez de tlatlatla.Las teclas cambiaron con el advenimiento de los dispositivos electromagnéticos, ahora un motor movia  a la pieza metálica que tenía el sello de la letra para que se encuentre con el papel. La electrónica fue controversial, debido a que le agrego memoria y el sonido cambió por una ráfaga de impactos, parecido a una metralleta por la linea de impresión. Finalmente las impresoras, desde la de impacto hasta laser, usando un computador, tablet o smartphone, da igual. El archivador era remplazado por RAM.

Si le preguntan a un pianista del teclado, que parte de su cuerpo cuida más, quizás encuentre que los dedos de la mano. Algunos afirman “sin ellos no haría nada”.  Como ejemplo: nunca le golpee la mano a un programador o a un diseñador, quizas reciba unos vituperios que llegaran por su ADN a los rastros de sus progenitores.

El teclado y el humano hicieron simbiosis hace muchos años, ese sentimiento de extensión natural del cuerpo que empuja un tecla y hace que aparezca en una pantalla los símbolos exactos para que el resto conozca nuestro trabajo.

Las nuevas interacciones están por hacer desaparecer el sonido del impacto, dentro de poco tiempo solo será un recuerdo en una película de Cantiflas o en un escena de Holliwoodense, las interacciones con las pantallas táctiles hacen que las simbiosis de interacción con los dedos se multiplique, un niño no entiende de teclados sino de movimiento de dedos, no hay que empujar sino moverse encima de la pantalla… es como que si en vez de empujar por tonos pintarán áreas.

Las pantallas táctiles nos enseñan a hacer nuevas interacciones, que no es posible manifestar con sonidos sino como figuras.

 

Esta entrada fue publicada en General, Opinión, TICs y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *