Los fines de semana de recuperación afectan a programas ejecutivos de maestrías en Ecuador

Para decidir un feriado y tener un momento de descanso, no encontramos con diferentes tipos de pensamientos:

El pensamiento de un empleado, ese por fin tomar algunos días laborables que luego se compensen con un sábado de los siguientes fines de semana, para poder movilizarse más allá de los 60Km en promedio que podría movilizarse cercano a su hogar.

El pensamiento de los dueños de empresa, que ven como sus planes de producción y de ventas se paralizan o aumentan los costos fijos y variables.  Esos días no sábados y no domingos también se encuentran con valores prorrateados.

Pero que pasa por la cabeza de “un coordinador de programa de posgrado” que depende del fin de semana, especialmente el sábado para que un profesional pueda estudiar un programa de posgrados.

Lo cierto es que la aclaración de recuperar producción nacional ha comenzado a competir con los días disponibles de fines de semana para que los profesionales puedan estudiar.

De las 52 semanas, tenemos:

1. Encontramos mínimo 2 días de carnaval que recuperar y en el 2011, 2 días que no fueron carnaval. Pero que aseguraron un puente para hacer un feriado

2. Eventos religiosos por ejemplo la Semana Santa, día de los difuntos y las dos semanas de Navidad y Año Nuevo (nadie estudia). Tenemos quizás 4 o 5 fines de semana.

3. Eventos que son históricos, fiestas de la patria: 10 de Agosto, 9 de Octubre en Guayaquil o 6 de Diciembre en Quito.

4. Días de conquistas mundiales: Y el 1 de Mayo, día de trabajador, si cae Viernes se convierte en feriado. Los domingos del día de la Madre y del Padre, por los éxodos se convierten en días de movilización.

 

Por lo que tenemos entre  40 a 44 fines de semana disponibles – puede ser menos para desarrollar planes si que se produzcan recuperaciones. Si se producen recuperaciones el intervalo se puede desplazar de 38 a 42 fines de semana o en el peor de los casos a 36 a 4o fines de semana.

Cada uno de estos escenarios son cosas que se deben de medir, el 2013 es una año electoral y también existirán 2 semanas que al menos se declararán actividades electorales.

De una otra forma nos encontramos con pérdidas: de producción o de preparación. Lo cual debería de ser propuesto para un normativa de recuperación. Esto sin considerar los factores emocionales y familiares que se producen por el estrés del tiempo de preparación.

Esperemos que este pedido de compensar a un empleado que se prepara sea en forma justa, una política de estatal. Debido a que está demostrado que la capacitación se convierte en un activo no monetario.

 

Esta entrada fue publicada en Opinión y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *