Cuando la minería de datos extrae Pirita

Un amigo después de haber conversado con algunos mineros, decide emprender una excursión hacia una zona, en la cual, había supuestamente oro.

Como buen minero, llevo lo necesario y después de un día de camino en un vehículo 4×4, se encuentran con el inicio de una cueva. El compañero de la expedición, indica que no quiere ingresar – nunca explicó las razones – por lo que mi amigo, decidió ingresar a la cueva. Pasaron algunos metros y solo la luz de lampara alumbraba al frente, encontrándose consigo mismos y un túnel que reducía su altura, a cada paso que daba. Hasta que tuvo que gatear para adentrarse en la tierra.

Luego el túnel comenzó de forma inversa a crecer, curiosa cavidad, que permitió que se parará de nuevo.  Y finalmente que encontrará un charco grande de agua.

Luego de refrescarse y de no encontrar nada que brillará a su alrededor, decide regresarse no sin antes buscar por los techos y fue allí cuando se encontró algo que brillaba. Pensó “encontre oro”, entonces saco su navaja y extrajo un pedazo para llevarlo a un laboratorio.

Pasaron 7 días y los resultados estaban listos. Era Pirita, o lo que se conocer como “Oro de Tontos”.  Es una gran desilusión, no consegui nada.

Así mismo es la minería de datos, a veces nos da Pirita: Cosas que sabemos o Cosas que no podemos aplicar. Por lo que el minero de datos, debe de moverse a la siguiente base datos y volver a realizar la extracción de los patrones de conocimiento, esperando que el elemento aurífero aparezca.

La historia pertenece a un “Colorado”.

Esta entrada fue publicada en General, Manual, Minería de Datos, Opinión y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *