Páginas

Entradas

Contadores

Junio 2012
L M X J V S D
« Abr   Sep »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930  

Archivos

Blogroll

http://luzgabrielarodriguez.blogspot.com/

Entradas recientes

Directorios de Blogs

http://www.youtube.com/watch?v=sk0MNxMLpD4

Blogroll

http://luzgabrielarodriguez.blogspot.com/

Junio 26, 2012

Hoy llegó a mis manos un mail que me hizo sonreír al recordar mis maravillosos años de esposa, madre y conductora de mi hogar. 

…Era nuestra primera casa, como trabajaba fuera, establecí una rutina que consistía en realizar las labores cuando todos dormían. Recuerdo que comenzaba a barrer con sigilo, a poner silicona en mis maravillosos muebles blancos marca “Makarting” (ya no recuerdo cómo se escribe), abrillantar la mesa de centro de vidrio y un gran jarrón blanco que me obsequiará doña Guillita de Quintero; luego pasaba al comedor, donde tarareando una canción romántica en mi cabeza (no existían los audífonos), lo dejaba impecable, listo para sentarnos a recibir los primeros alimentos del día siguiente y si hablamos de la cocina, ese era otro espectáculo, me fascina (hasta ahora) tener una cocina impecable, límpida, donde no hay cabida para una sartén demasiado usada, ni vajillas cuarteadas, ni vasos despostillados, ni cosas plásticas, ni de metal.  Solía pasar muchas horas limpiando, arreglando y terminaba mi jornada retrocediendo hasta llegar al baño, aprovechaba para limpiarlo, lavaba la ropa que llevaba encima y me duchaba para ir a descansar. 

Qué sensación maravillosa llenaba mi ser cuando al abrir los ojos, todo estaba en perfecto orden, un límpido aroma nos envolvía y nos conducía a un éxtasis de bienestar (o por lo menos eso era lo que yo sentía).

En cierta ocasión, Sara, una amiga de esas épocas, me dijo: mientras pasas abrillantando tu casa, tu esposo hace de las suyas No niego que me causó profunda tristeza su comentario veraz, pero mantener arreglado mi hogar formaba parte de mí y no precisamente para encubrir conflictos conyugales. 

Los años han pasado, muchas cosas cambiaron, circunstancias me hicieron valorar otros aspectos de la vida, ya no paso 8 horas nocturnas limpiando mi hogar, es más, muchas veces he podido garabatear mi nombre sobre el polvo de algún mueble.

La vida es corta, hay que disfrutar la estadía, ahora trato de que mi entorno sea agradable sin buscar la perfección y de que sea aceptable sin que nada brille. Aún no consigo quitarme el temor de que alguien llegue a casa y me encuentre rodeada de cosas inservibles que  pude haber acumulado en el trayecto, con olor a humedad, a envejecido, mientras las carcomas apiñadas en las esquinas, pretendan proclamarse vencedoras; lo cierto es que en la actualidad, nada ni nadie me quita el placer de hacer cada día lo que mi alma quiere, lo que mi cuerpo pide, sin que me moleste en demasía la presencia del polvo en el que me iré convirtiendo hasta mi partida infinitamente azul…

Junio 26 del 2012

Luz Gabriela Rodríguez

http://www.blog.espol.edu.ec/lgrodrig/

                               

Ir a la barra de herramientas