Páginas

Entradas

Contadores

Agosto 2011
L M X J V S D
« Jul   Sep »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

Archivos

Blogroll

http://luzgabrielarodriguez.blogspot.com/

Entradas recientes

Directorios de Blogs

http://www.youtube.com/watch?v=sk0MNxMLpD4

Blogroll

http://luzgabrielarodriguez.blogspot.com/

Agosto 22, 2011

CUANDO FLORECE UN GIRASOL

            

            Conversando con mi familia les pregunté qué significaba para ellos esta radiante flor.  Luz, sol, felicidad, belleza, alegría y muchos otros calificativos fueron sus espontáneas expresiones, que me hizo preguntarles qué sentirían si en su interior tuviesen un girasol imaginario, desbordante de luz, felicidad, belleza y alegría.

         

           Cada uno, entre risas fue diciendo cosas maravillosas que significaban exactamente lo mismo: limpieza interior, purificación, amor.  En realidad, he observado millón veces los cuadros al óleo de girasoles, realizados por el pintor holandés Vincent van Gogh, más cuando vi por primera vez, un radiante girasol, llamó mi atención su color y tamaño, aunque su centro café oscuro me hizo pensar en las abejas, lo cual me dio un ligero temor.

            

            Trato de recordar cómo llegaron a mi corazón estas gigantes flores y encuentro que fue a través de mi último hijo, pequeño aún, tomó la afición de sembrarlos a un costado de la piscina. Las plantas comenzaron  a crecer y crecer hasta llegar a la altura de mi pecho,  cada día las sostenía con ingenio para que sus tallos no se quiebren y resistan el embate del viento nocturno.  Cierto día, gritó de alegría al ver que había florecido su primer girasol.   Entusiasmada fui hacia él pensando que ese primer retoño iba a ser para mí, cuando de pronto me dijo: voy a cortarlo y a dárselo a la mamita (llaman así a su abuela).

            

            Más adelante, mi primera nieta, me contó  que le encantaban y cada que  venía de viaje su papá solía esperarla con un gran girasol, por lo que comencé a verlos hermosos, radiantes, privilegiados, únicos.

            

            Dejen que les cuente que ahora me encantan y más aún porque he pasado horas y horas contemplando y admirando el hermoso color amarillo que lo obtienen de la luz del  sol  a quien desafiante lo toman de frente cumpliendo así con su misión de girar con la

posición del luminoso astro, mostrando belleza, ritmo, donaire, elegancia.

        

            Alguna vez leí en un libro de girasoles, que si los imaginamos dentro de nosotros, el girasol inexistente se ocuparía de purificar nuestro ser, así que cada vez que veas una de estas hermosas flores imagínalas dentro de ti y con su radiante luz limpia tu interior,  pronunciando  las cuatro palabras que todo lo curan: lo siento, perdóname, gracias, te amo.

 

            Sé que no es una fórmula mágica, de lo que si estoy segura es que este girasol imaginario florecerá en tu interior y obrará en ti de forma  maravillosa.

 

 

Luz Gabriela Rodríguez

http://www.blog.espol.edu.ec/lgrodrig/

Agosto 2, 2011

Yela hizo un alto a sus actividades laborales,  más no al  espíritu creativo del artista,

No hay jubilación para un artista; el arte es una forma de vida

y como tal no tiene fin, ni despedida.

Henry Moore 

Para Yela, la artista:

 

MIRANDO EL INFINITO

Entre el cielo y la tierra con tus obras intentas forjar lo eterno, entre miradas y cómplices sonrisas, vas creando, plasmando, creciendo, aquello que fluye por tus venas, savia  de arte auténtico  erudito, fruto de constante estudio, preparación, cultura y humanismo.

No fue tu vida fácil sin embargo vas llenando el espacio de ilusiones, basta con mirar tus manos, expertas en moldear el barro que dúctil se somete con ternura hasta darle  forma, aliento, vida,  manteniendo una suave y sincera sonrisa.

La meta: crear formas preconcebidas en tu alma.

Grande es el amor de soledad de artista que te envuelve, frenesí, pasión y entrega cuando el genio concibe.  Vibras con la creación, parte de tu hálito feliz, jamás triste, se estremece al culminar la cautivante obra.

Mecena de la cultura, madrina de las Peñas, alma de artífice, escultora, alfarera que velas por la destreza y el saber, amas el arte de aquellos artistas que van y vienen dando pinceladas mágicas y das todo de tí por  sacarlos del oscuro olvido y puedan ser orgullo  de nuestro Guayaquil querido.

Allá en  el Barrio Las Peñas donde habitas  testigo consentido del origen, inspirada por un cuadro paisajista contemplas el energizante rio, cual vertiente  que fluye inagotable  y se recrea en tus obras, imponente.

La piedra, la arcilla, el fino barro moldeados cual talismán fecundo, de las culturas Chorrera, Machalilla y Valdivia  engalanan tu rincón preferido, donde reposan  y duermen un envolvente y profundo espejismo.

Máscaras, tótem, joyas y escultura. De un templado esqueleto de metal nacen imaginarios ecos. Armas y moldeas entre el barro o amalgama y fundes más allá del ciclo de vida, en el bronce eterno, tus bellas y desnudas esculturas   se revelan  firmes esfinges y en cada curva tallada creas música, amor, arte, sueños, lo imposible.

El gusto del  artista enriquecido  tomó la Arqueología con cariño allá donde la idea se hizo tangible  continuará moldeando el infinito. Señalando la  herencia de su estirpe la Venus de Valdivia sonriente, al verse  eternamente recordada  plasmada como arte libre.

Mi apreciada Yela, haces un alto a este ímpetu de vida, más no a tu espíritu creativo.  Deja que te diga este mensaje: Que no hay jubilación para un artista, el arte es una forma de la vida  y como tal no tiene fin ni existe despedida.

 

Luz Gabriela Rodríguez

Mayo del 2011

Ir a la barra de herramientas