Páginas

Entradas

Contadores

Diciembre 2015
L M X J V S D
« Ago    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

Archivos

Blogroll

http://luzgabrielarodriguez.blogspot.com/

Entradas recientes

Directorios de Blogs

http://www.youtube.com/watch?v=sk0MNxMLpD4

Blogroll

http://luzgabrielarodriguez.blogspot.com/

Diciembre 15, 2015

baston 7
PAZ  Y APEGO

En el paso por la vida todos experimentamos temores y frustraciones.

Jesús se manifiesta y nos da fuerzas y paz en cada dificultad. Él dice:

La paz les dejo; mi paz les doy. Yo no se la doy a ustedes como la da el mundo. No se angustien ni se acobarden.” (Juan 14:27).

Jesús también dice en la Biblia:

“Vengan a mí todos ustedes que están cansados y agobiados, y yo les daré descanso.” (Mateo 11:28).

Las dudas, los fracasos y la inseguridad hacen que desarrollemos el apego a lo que nos rodea, apego a lo material o apego a lo emocional, que no es otra cosa que el miedo a la libertad, la dependencia de un sentimiento, una vinculación afectiva intensa.

Lo contrario no sería una situación negativa, sino una condición vigilante, positiva, que nos libere, que nos permita aceptarnos a sí mismo y a no sentir temor.

Existe el apego negativo que es el rechazo o aversión. Es un sentimiento que se transforma en resentimiento que pasa a ser una aversión que es el peor de los apegos y nos destruye, haciendo que la paz se aleje.

Recordemos que somos hijos de Dios, somos herederos de su maravilloso reino.  Aprendamos a vivir complacidos de ser extraordinariamente únicos, llenos de paz y sin temores.

Luz Gabriela Rodríguez

http://www.blog.espol.edu.ec/lgrodrig/

Tomado de… Envuelto en Alas Angélicas…

Tú eres un Ángel y una bendición para este

mundo.

Tú nunca estás solo, los Ángeles te acompañan constantemente, incluso cuando no eres consciente de su presencia. Los Ángeles desean relacionarse contigo con mayor frecuencia. A ellos les encanta involucrarse con todos los aspectos de tu vida, pero no pueden ayudarte a menos que lo pidas específicamente. Como muchas prácticas que son buenas para nosotros, como la meditación y el ejercicio, nos beneficiamos al hacer de la comunicación angélica parte normal de nuestras vidas. Rodéate de recordatorios tales como estatuas y carteles de Ángeles, para que no olvides invocar a tus amigos celestiales en busca de ayuda y apoyo.No tenemos que esperar a que haya una crisis o a que estemos presionados para pedir ayuda a nuestros Ángeles. De hecho, es buena idea trabajar con ellos en cualquier situación desde un principio, antes de que llegue a su punto de ebullición. Sin embargo, sí olvidas incluir a tus Ángeles en tus planes, ellos pueden de todas maneras acudir a tu llamado de “socorro”.

 

El Reino Angélico te ama y ellos te ven como tú eres en tu interior: un hijo inocente y perfecto de DIOS. Ellos saben que tú has cometido errores ocasionales al igual que el resto de nosotros. Sin embargo, los Ángeles pasan por alto nuestros errores y ven el amor y las buenas intenciones en nuestros corazones. Mírate y mira a los demás a través de los ojos de un Ángel, y verás un mundo hermoso lleno de luz, brillo y esperanza.

Tú eres un Ángel y una bendición para este mundo. 

 

 

(Doreen Virtue – Terapia Angélica)

 

Diciembre 12, 2015

Faltan pocos días para celebrar la Navidad.  Las casas van tomando apariencia festiva, los árboles de navidad se engalanan y el mejor lugar de la casa está destinado para Jesús.

Se acerca la hora  de revivir el acontecimiento divino del nacimiento del hijo de Dios.  Preparemos nuestros corazones. Pensemos en aquellas personas que nos rodean y requieren de nuestra atención.

No hablo de ayuda material, sino del rescate de esos seres que andan por la vida sin ninguna ilusión y que viven sumergidos en la amargura y la maldad, con el alma congelada y el corazón vacio.

Es nuestro compromiso ayudar a que ese tipo de personas revivan sus ilusiones y sean capaces de vibrar y llenar sus vidas de amor, de  justicia y de paz.

Nunca es tarde para un re-comenzar.

LA NAVIDAD EXISTE DESDE EL MOMENTO EN QUE LA COMENZAMOS A SENTIR EN NUESTROS CORAZONES.

Ir a la barra de herramientas