Páginas

Entradas

Contadores

Enero 2011
L M X J V S D
« Dic   Feb »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

Archivos

Blogroll

http://luzgabrielarodriguez.blogspot.com/

Entradas recientes

Directorios de Blogs

http://www.youtube.com/watch?v=sk0MNxMLpD4

Blogroll

http://luzgabrielarodriguez.blogspot.com/

Enero 28, 2011

PADRES E HIJOS

Los seres humanos nos debemos respeto y consideración unos a otros.  Con mayor razón entre padres e hijos deben guardarse respeto mutuo y mantener una buena comunicación. 

 

Cuando los hijos son pequeños, la responsabilidad de los padres es ineludible y contra viento y marea tienen que cumplir con sus hijos en todo aspecto.  Así mismo, cuando los hijos son grandes, la responsabilidad de los hijos aumenta y más allá del ímpetu de la juventud, deberá honrarlos  y respetarlos  por sobre todas las cosas.  

 

Si por circunstancias de la vida los padres no cumplieron con sus hijos en el momento indicado, eso no da derecho a los hijos a faltarles el respeto.    Recordemos que nosotros somos nadie para juzgar las fallas o errores de los semejantes; aquí lo conveniente es perdonar, olvidar  y  dejarlo en manos de Dios.

La mejor forma de fomentar el respeto es respetando, es raro que un padre le hable con amor y respeto a un hijo y este le responda de forma irrespetuosa.  Los padres merecen respeto, pero también los hijos lo merecen.

Para nosotros los católicos, el quinto mandamiento de la Ley de Dios nos enseña: Honrar padre y madre y también  lo instruyen en  los cinco primeros libros del antiguo Testamento. 

 

El Apóstol Pablo dice en Efesios 6:14:

 

 “Hijos, obedeced en el Señor a vuestros padres, porque esto es justo. «Honra a tu padre y a tu madre» para que te vaya bien y seas de larga vida sobre la tierra. Y vosotros, padres, no provoquéis la ira a vuestros hijos, sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor.”

Padre: recuerda que ese hijo que hoy repudias nació de ti. Dios te lo dio para que lo formes bien y los resultados son tu responsabilidad. Deberás rendir cuenta de ello.

 

Hijo: jamás eleves tu voz por muy enojado que estés con tu padre, el simple hecho de serlo hace que merezca respeto y no está bien que se forme un pleito entre un padre y un hijo. Ya llegará tu hora con tus propios hijos.

 

De igual manera los padres que deseen mejorar la relación con sus hijos, en vez de señalar constantemente sus errores, les convienen descubrir las habilidades e intereses de sus hijos a fin de ayudarles a realizar sus sueños o cubrir las falencias que se pudieran haber dado.

 

Aquel que no respeta a sus padres, no podrá respetarse a sí mismo.

 

Luz Gabriela Rodríguez

 

Enero 23, 2011

Máquina perfecta. Se mide con un barómetro emotivo. Demuestra que la  vida comienza y termina con un latido del corazón y el ciclo evolutivo de las cosas que se dieron ayer, se dan hoy y se darán mañana.

Cada día se repiten los dimes y diretes y con aroma de bienmesabes, las dudas y temores, las penas y alegrías se enfilan paralelas. Y es que son tiempos de mucha inquietud en que saborear tajadas de  mango verde con sal es lo mismo que  vivir sensaciones encontradas. A cada instante  hay permutas transformadoras, muestran segundos eternos y etéreos; donde hay que hacer tal cosa porque si no sucede otra, hay que madrugar a trabajar porque si no, simplemente no hay paga, hay que sacar a pasear al perro, porque si no se orina el sofá, hay que ver televisión porque si no te sentirás solo, hay que respetar el espacio de los demás aunque no respeten el tuyo, hay que guardar silencio aunque los otros hablen pendejadas, hay que tener celular porque si no, estás aislado y si no estás en porta no estás en nada y porta siempre te acompaña, mientras  moviestar va contigo y a alegro ni se lo escucha. Burda tecnología absorbente con las redes sociales encabezando la fila.

Es la época de estar sentados en posición decúbito dorsal ante la compu, hacer visitas on line  y al instante saber cómo están las amistades,  los primos, las tías, los hermanos y hasta la octogenaria de la familia que el mes pasado recibió un diploma de Internet para adultos y ahora abrió su cuenta en facebook. También Cloé, Candy, Dandy, Dottie  y otras mascotitas que con cariño sus protectores las registraron en facebook y exhiben sus fotos.  Lo cierto es que lo in es chatear y subir fotos. Hay que hacerlo, meterte en el engranaje para no morir en el aislamiento porque nadie se da tiempo de visitarte, escucharte, ni conversar.

Hoy estoy feliz escribo en el facebook. Las amistades pulsan el botón: Me gusta y si la curiosidad les invade o se encuentran aburridos comentan. Qué bueno que estés feliz ó por qué te sientes feliz…

Puede  que en otro momento escriba que no lo estoy, o que hace calor, pero  no debo encender el split porque no tengo tapones de oídos para no escuchar los agravios que le propinan a la empresa eléctrica por robar tan descaradamente en sus planillas, después de haber pasado con el aire encendido días y noches  completas, o que el frío es terrible y la calefacción no funciona porque el calefón no tiene gas, quizás pondré que estoy impaciente porque el tiempo vuela y no he cumplido aún ni la primera promesa del nuevo año o por simbiosis acabo de descubrir que muy cerca está una persona en quien no puedo confiar a plenitud…

Pero qué gran revelación. Existe alguien en quién se pueda confiar a plenitud? Somos humanos, tanto como nuestro ser lo permite, proclives a fallar, dudar, cambiar, ser poderosos, ser débiles y empeñosos cuando se trata de que imperen nuestras ideas y prevalezcan nuestros objetivos, aunque debamos montar una rabieta o una forzada escena para conseguirlo. Lo único que hay que tener es ganas y deseos de seguir soñando ante tremendo gran escenario que Dios nos dio y el libre albedrio de actuar. Cómo no aprovechar las circunstancias de vivir los devaneos y desvaríos que cada ser se permita.

Continuamos enfrentando el diario caminar, las cosas se dan, es el destino que marca el camino o se hace camino al andar. Lo cierto es que suceden cosas extraordinarias, casi fuera de contexto. Me pregunto si vale la pena procesarlos en la mente  o dejar pasar la suave  brisa que refresca la soleada mañana de los inviernos de la vida.

Después de todo una golondrina no hace verano, un exabrupto no va a cambiar mi día, así tenga que remar contra marea, tomaré los instantes, le meteré bríos con la doble transmisión de un 4 x 4 cuesta arriba, inyectando esencia de parmaton  para que el vigor de mi espíritu se mantenga indomable y lleno de fe.

Es hora de escribir en mi facebook: gracias Dios por el nuevo día y de seguro muchos pulsarán la tecla: me gusta…

Luz Gabriela Rodriguez

http://www.blog.espol.edu.ec/lgrodrig/

Enero 18, 2011

SALVADA POR LA CAMIONETA

Casi anochecía.

Me parquee en la avenida principal. Bajé  del carro  para comprar  un número de lotería, el consabido guachito de la felicidad que me haría ganar nada más, ni nada menos que 25 mil dólares…

Al pasar por la plazoleta de San Francisco, los árboles  parecían unirse y confabularse cerrándome el paso para que no avance.

De pronto, casi de la nada, aparecieron tres hombres, eran jóvenes de aspecto siniestro, rockeros vestidos de negro, pintados los ojos con delineador, argollas e imperdibles en sus ropas, con piercing en las cejas y en los labios.  Me agarraron  por los brazos y me inmovilizaron. Muchos vieron, pero nadie dijo nada, al contrario, bajaban sus cabezas como si no estuvieran viendo nada. Era territorio demarcado.

Recobrando aplomo les dije que no tenía dinero, pero que si me dejaban buscar en mi cartera, les iba a dar un black berry nuevo, por supuesto que el celular que pensaba darles era nuevo, pero sólo yo sabía que no servía porque vino sin el  famoso chip necesario en nuestra banda local, burda tecnología.

Mientras hurgaba en mi bolso revolviendo todo lo que en él había,  recordé que no lo tenía, al salir lo dejé en la cartera de la oficina.    Al ver que no les proveía nada de valor, dijeron que me llevarían con ellos para que  trabaje en un prostíbulo.

Tenía que evitar que me vean temblar como hoja al viento, fingiendo sarcasmo me reí a carcajadas mientras les decía:

-Tienen la más remota idea de cuántos años tengo, pues más de 50, soy gorda, aburrida y jubilada de los inviernos de la vida. En casa mi esposo lleva 10 años sin darme un beso, 5 sin saber qué cara tengo y 3 sin saber si dormimos juntos o no. Ustedes deben  estar locos al decir que me van a  llevar a una casa de placer, les aconsejo que busquen mujeres jóvenes, mejor dicho, no busquen ni dañen la vida de nadie porque eso es pecado y Dios los está observando y …

-Cállate la boca y deja de pretender darnos consejos.  Nos piden jóvenes y viejas y va a terminar gustándote…

Las lágrimas rodaban por mis mejillas, por más que intenté que me dejen hacer una llamada a casa no me dejaron, tenía que decirle a mi familia  cuál iba a ser mi destino, creo que sería menos doloroso que sepan dónde estoy que desaparecer de súbito.

Las horas pasan.  En mi hogar,  mi adorado dulcineo al ver que no llego, pensará que lo abandoné.  Qué más da. Es probable que mi desaparición lo haga sentir un hombre con suerte.  Nada está dicho, todo es posible.

De pronto, por el mismo camino que  llegué, se parqueó un volswagen escarabajo color verde turquesa, una mujer se bajó dejando las llaves en el switch, por más que quise advertirle con el movimiento de mis ojos, ella  no entendió y comenzó a caminar hacia nosotros.

No había duda, la secuestrarían y ahora seríamos dos mujeres en apuros.

En un mínimo descuido, corrí y me abalancé  dentro  del carro, levantando el asiento me  tiré de cabeza sobre el suelo y acto seguido puse seguro en las puertas.  De ahí saldría solo muerta, pensaba, mientras oraba con fervor que alguna divinidad esté cerca y me salve.

Al mismo tiempo que caí sobre el asiento, le grité a la mujer que entre al carro.  Por fin me entendió y  actúo con rapidez.

En el momento en que el carro comenzó a rodar, rayó el alba y al mirar hacia delante vi que una gran camioneta color blanco se parqueaba y cargando escaleras e  implementos de trabajo, bajaban de ella, cientos de alegres obreros vestidos con overol azul y  gorra de jeans.

Supongo que con la luz del día y el fulgor resplandeciente de la gran camioneta blanca llena de ángeles trabajadores, los hombres malos simplemente desaparecieron.

Al instante, me viré hacía la izquierda y  con los ojos entrecerrados divisé el reloj.  Eran las 6 y 30 gracias a Dios desperté.

6 de diciembre del 2009.-

Luz Gabriela Rodríguez

http://www.blog.espol.edu.ec/lgrodrig/

Enero 14, 2011

CONFÍA EN MÍ

¿Por qué te agitas ante los problemas de la vida? Entrégame el cuidado de todas tus cosas y te irá mejor.

Te prometo que todo se resolverá con tranquilidad según mis designios. No te desesperes, cierra los ojos de tu alma y dime con calma:

Jesús, confío en Ti

Evita las preocupaciones angustiosas y los pensamientos sobre lo que pueda suceder después. No estropees mis planes queriéndome imponer tus ideas. Déjame ser Dios y actuar con libertad. Entrégate confiadamente.  Reposa en mí y deja en mis manos tu futuro. Dime frecuentemente:

Jesús, confío en Ti

Lo que más daño te hace es tu razonamiento, tus propias ideas y querer resolver las cosas a tu manera. Déjate guiar  y no tengas miedo. Yo te amo.  Si crees que las cosas empeoran o se complican a pesar de tu oración, sigue confiada, cierra los ojos de tu alma y confía. Continúa diciendo a toda hora:

Jesús, confio en Ti

Necesito las manos libres para poder obrar. No me ates con tus preocupaciones inútiles. El enemigo de tu alma quiere eso: agitarte, angustiarte, quitarte la paz. Confía, reposa  y entrégate.

Yo hago los milagros en la proporción de la entrega y confianza que tengas. Así que no te preocupes, echa sobre mí tus angustias y duerme tranquila. Verás grandes milagros. Te lo prometo.

Tuyo para siempre Jesús.


Enero 11, 2011

DECÁLOGO DE LA SERENIDAD

Tomado de la revista Vive No. 84

  1. Serenidad es calma interior, sosiego, estabilidad de ánimo. Dominio de si mismo. La serenidad proporciona una fuerte energía vital.

  2. La serenidad no es apatía, impasibilidad o dejadez.

  3. La persona serena huye del activismo, es decir del afán de hacer mucho, pero sin dirección ni sentido. Tampoco se deja llevar por la precipitación y los impulsos. Actúa después de pensar.

  4. La serenidad va de la mano de la ponderación y de la objetividad. No  hace tragedia de pequeños sucesos negativos. No dramatiza. Mira los sucesos con realismo, con ánimo positivo.

  5. La persona serena  conserva la calma sin desesperarse ni desanimarse: Enfrenta los problemas uno a uno, estudiando a fondo cada asunto y tomando alguna decisión. Después actúa con `prontitud; de esta forma van desapareciendo los problemas.

  6. Conviene dominar los sentimientos, lo cual supone encauzarlos y expresarlos debidamente. Cuando no es así, perdemos el control de las decisiones y de las acciones.

  7. La  ira y el rencor desestabilizan el corazón y producen amargura. Si no se corta a tiempo aparecerá el odio, pasión que daña al ser humano.

  8. Dame Señor la dicha y yo me encargaré de ser ecuánime, decía Tagore. Alegría interior, serenidad y ecuanimidad suelen ir unidas.

  9. Serenidad para reprender. Serenidad al tomar decisiones complejas. Serenidad ante la injusticia. Serenidad, especialmente, en momentos difíciles.

  10. En últimas, la serenidad proviene de confiar en Dios, que nunca abandona a quien confía en Él.

Enero 7, 2011




JUBILADOS – NUEVA ETAPA DE VIDA

Dedicado a Jorge Cobos y Jenny Sánchez:

Cada mañana dispuestos a iniciar una nueva jornada de trabajo llegamos  intercambiando  los buenos días; unos colmados de bienestar, esperanzas e ilusiones, otros con desgano, enfermedades  o quizás frustraciones.

Observo  y pienso  en aquellas  ocasiones en que me he preguntado, cuál de nosotros se irá primero.  Quién   será  el que cierto día no llegue, sea por enfermedad, muerte o simplemente cumplió sus años laborales y se alejará para gozar de su jubilación, dejándo de ser activo y pasando a ser pasivo.

Y es que con el trajinar de los años, en el ir y venir, vamos sintiendo apego físico que nos hace dependientes emotivos uno del otro, a tal punto que se hace difícil  pensar  en un repentino cambio de  la clásica rutina.

Jubilarse.  Suena tan distante cuando se empieza, pero los años raudos nos van haciendo pisar firme y en el momento menos imaginado, llega el anhelado último día de trabajo.

Aquí es donde una mezcla de emociones se hace presente.

Alegría del deber cumplido y de estar saludables  para iniciar nuevas etapas y planes. Inquietud del cambio hasta que se inicie un nuevo acoplamiento. Preocupación por lo que viene y zozobra  porque no sabemos si el camino tomado será el adecuado para tener bienestar.

Pienso que jubilarse gozando de una buena salud y de una cómoda pensión económica, es un premio por la constancia  y responsabilidad vivida en tantos años de laborar.  Es la puerta a nuevas expectativas de vida. Es replantearse un cambio de rutina  donde la prisa ya no tiene cabida y en su lugar, está el  descanso, el placer, las vacaciones perpetuas o el emprendimiento de ideas y metas que fueron posponiéndose en la vida por falta de tiempo o dinero.

A nuestros amigos que están en esta etapa, les deseo mis máximas congratulaciones  y les digo que les guardo una ligera envidia (del tamaño de un edificio) porque son libres y pueden volar como el viento, son grandes y pueden llegar lejos y porque a partir de hoy, simplemente son  ellos.

Luz Gabriela Rodríguez


Ir a la barra de herramientas