Páginas

Entradas

Contadores

Noviembre 2011
L M X J V S D
« Oct   Dic »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  

Archivos

Blogroll

http://luzgabrielarodriguez.blogspot.com/

Entradas recientes

Directorios de Blogs

http://www.youtube.com/watch?v=sk0MNxMLpD4

Blogroll

http://luzgabrielarodriguez.blogspot.com/

Noviembre 22, 2011

ACASO SOY UN LIDER?

En la actualidad, muchas personas al hacer su curriculum incluyen estas palabras: líder, proactivo, trabajo bajo presión…

¿Por qué se dicen líderes y qué hacen para sentirse como tales?

Ser líder es una cualidad  que posee una persona con capacidad, conocimientos y experiencia para dirigir a los demás.  

¿Cómo saber si uno es líder?

Una de las capacidades distintivas del líder es tener una vista aguda, que permite contemplar la situación planteada en toda su extensión y complejidad. Tener la flexibilidad mental para variar el rumbo previsto y  la plasticidad de movimientos para desasirse del programa previo y eludir la contingencia. Estas,  no son características fáciles pero tampoco imposibles de conseguir. 

El mejor emprendedor japonés del siglo pasado, Konosuke Matsushita, Fundador de Panasonic, nos cuenta en su libro “Matsushita Leadership”: “La gente capaz no deja que los obstáculos y problemas los consuman. Las actitudes desesperanzadas se convierten en profecías que tienden a cumplirse. Esto es algo que un líder debe tener presente.” 

En síntesis, el líder asume el compromiso de educar, de convertir la institución que gobierna en una fuente inagotable de talento, conformando un verdadero equipo de trabajo  y transformando a base de coraje e inteligencia penalidades que a otras personas hubieran dejado extenuadas, en una fuente permanente de aprendizaje y cultivo interior. 

El líder debe tener fe en que toda persona, con una determinación real puede superar cualquier obstáculo, la capacidad para desafiar y romper los viejos estereotipos,  formas convencionales a proceder y actitud para colaborar y cooperar con los semejantes,  con adaptabilidad, autoconocimiento, sentido de la vida, decisión y colaboración.

¿Eres un líder?

Noviembre 1, 2011

Dios nos da un ángel custodio, para que nos acompañe desde la concepción hasta el momento de cruzar el umbral de la muerte.  Él permanece a la diestra en el transcurso de la vida, observa y nos ayuda en las dificultades que como humanos se nos pueden presentar

La labor de los ángeles no es fácil, su amor permanece impasible y su paciencia  eterna.    Si aceptamos la idea de que comparte nuestra vida  debemos adquirir el compromiso de ser más sensibles y nobles en nuestro accionar.

Una buena relación con los ángeles presupone una mayor apertura espiritual, disponibilidad para aceptar y entender mejor a los demás y a nosotros mismos.

Para conducirnos con sumisión y amor, el ángel instituye con nuestra alma una comunicación silenciosa; nos inspira en los pensamientos; nos “sugiere” tomar una dirección en lugar de otra, nos impide  incurrir en riesgos graves que ubicarían en peligro nuestra vida. Puede incluso intervenir sobre los recuerdos, haciendo florecer en nuestra mente cosas que tenemos el deber de hacer o, al contrario, alejándonos de otras que no debemos hacer.  Nos empuja a reflexionar, a combatir nuestras debilidades, a trabajar por nuestros ideales y a alimentar continuamente nuestra interioridad.

El  ángel custodio susurra sus consejos a nuestra alma y no a nuestros oídos, incluso nos ayuda a afrontar los problemas cotidianos y a salvaguardar nuestros intereses materiales, si estos son importantes para nuestro progreso espiritual.

Quien no se preocupa de la existencia de su ángel custodio, o incluso la niega, quien no se dirige nunca a él y no le pide nada, tiene pocas esperanzas de beneficiarse verdaderamente de sus consejos.

Déjeme explicarle que su ángel permanece a su lado, deseoso de poder intervenir a  su favor y de acoger sus peticiones.    Escuchar al ángel significa precisamente concederle un espacio de silencio para que pueda ayudarnos con las  tensiones y las preocupaciones que nos mantienen atados a una realidad absurda. El ángel de la guarda es tu amigo fiel.

 

Ir a la barra de herramientas