Páginas

Entradas

Contadores

diciembre 2018
L M X J V S D
« Oct    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

Archivos

Blogroll

http://luzgabrielarodriguez.blogspot.com/

Entradas recientes

Directorios de Blogs

http://www.youtube.com/watch?v=sk0MNxMLpD4

Blogroll

http://luzgabrielarodriguez.blogspot.com/

diciembre 15, 2015

baston 7
PAZ  Y APEGO

En el paso por la vida todos experimentamos temores y frustraciones.

Jesús se manifiesta y nos da fuerzas y paz en cada dificultad. Él dice:

La paz les dejo; mi paz les doy. Yo no se la doy a ustedes como la da el mundo. No se angustien ni se acobarden.” (Juan 14:27).

Jesús también dice en la Biblia:

“Vengan a mí todos ustedes que están cansados y agobiados, y yo les daré descanso.” (Mateo 11:28).

Las dudas, los fracasos y la inseguridad hacen que desarrollemos el apego a lo que nos rodea, apego a lo material o apego a lo emocional, que no es otra cosa que el miedo a la libertad, la dependencia de un sentimiento, una vinculación afectiva intensa.

Lo contrario no sería una situación negativa, sino una condición vigilante, positiva, que nos libere, que nos permita aceptarnos a sí mismo y a no sentir temor.

Existe el apego negativo que es el rechazo o aversión. Es un sentimiento que se transforma en resentimiento que pasa a ser una aversión que es el peor de los apegos y nos destruye, haciendo que la paz se aleje.

Recordemos que somos hijos de Dios, somos herederos de su maravilloso reino.  Aprendamos a vivir complacidos de ser extraordinariamente únicos, llenos de paz y sin temores.

Luz Gabriela Rodríguez

http://www.blog.espol.edu.ec/lgrodrig/

octubre 11, 2010

La terapia del espejo

Cuando pasas por un mal momento la tristeza invade tu alma, tu corazón, tu mirada y por consiguiente tu rostro se tornará sombrío, es cuando comienzas a crear obstáculos y mil excusas, propios de la mente humana.

Como terapia, te sugiero que te ubiques frente al espejo y prestes mucha atención. Observa con detenimiento el estado en el que te encuentras.  Te aseguro que al instante el espejo reflejará tu imagen, detectando si estás triste, alegre, con serenidad, con un vacío interior, perdido en el espacio o simplemente en paz.

Ahora toma conciencia de que la vida es breve y no hay que desperdiciarla con bajos estados de ánimo y que probablemente tu mal momento se deba a problemas que se pueden resolver, porque si no tienen solución, peor aún para que sufrir por ellos.

Luego,  te recomiendo que  sonrías y aunque las lágrimas humedezcan tus mejillas, sigue intentándolo. Estoy segura que lo conseguirás y no obstante aunque sientas que eres una persona ridícula o absurda, continua haciéndolo.


Sin darte cuenta habrás descargado un cúmulo de tensiones y comenzarás a relajar tu rostro, tu mirada, tus ojos tendrán un ligero destello  y te sentirás un poquito feliz.

Trata de comprender  que debes de tener confianza en ti mismo y aunque las cosas no dependen de uno, tenemos la facultad de cambiarlas.


Hasta aquí habrás descubierto que el control está en la mente.   Recuerda que nada es para siempre y muchas circunstancias son moldeables y sirven para evolucionar y convertir cada instante en algo positivo, cada sueño en algo real, cada día en algo positivo.

Te aseguro que tú y yo podemos hacerlo. ¿Lo intentamos?

Luz Gabriela Rodríguez

diciembre 1, 2009

PRIMERO DE DICIEMBREbola-azul

1209a_thumbQué lejano sonaba este día al inicio del año. Sin embargo, en un abrir y cerrar de ojos, ha llegado. Es el momento propicio para detener el ritmo vertiginoso al que hemos estado sometidos estos 11 meses.

200_christmas_new_year-819Hagamos una retrospectiva de las cosas realizadas. Veamos lo positivo y lo negativo de cada uno y lo pendiente de todo aquello.

Lo positivo, en buena hora; desechemos lo negativo, a menos que lo podamos remediar. Y lo pendiente, hay que retomarlo e intentar concluirlo para sentir la satisfacción del deber cumplido.

n_04Vivamos con intensidad el día a día, en especial en este significativo mes de luz, preparemos nuestros corazones para celebrar a lo grande, el nacimiento de Jesús, estoy segura que lograremos que la felicidad se refleje en nuestras miradas y que nuestro entorno será lleno de optimismo y esperanzas.

La Navidad comienza a existir en el momento en que el corazón la comienza a sentir.

Es la ternura del pasado, el valor del presente y la esperanza del futuro. Es el deseo más sincero de que cada taza se rebose con bendiciones ricas y eternas, y de que cada camino nos lleve a la paz. (Agnes M. Pharo).

Luz Gabriela Rodríguez

Ir a la barra de herramientas