Páginas

Entradas

Contadores

agosto 2019
L M X J V S D
« Oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

Archivos

Blogroll

http://luzgabrielarodriguez.blogspot.com/

Entradas recientes

Directorios de Blogs

http://www.youtube.com/watch?v=sk0MNxMLpD4

Blogroll

http://luzgabrielarodriguez.blogspot.com/

abril 30, 2009

angel-en-esfera-con-palomaMi agradecimiento a Dios y a sus Ángeles

Casi siempre, me quedaba hasta muy tarde trabajando en mi oficina y retornaba a  casa por la Vía Perimetral. Una noche al llegar al primer puente, tuve que frenar a raya para lograr atinar a pasar por el lado menos pedregoso, pues la vía estaba llena de cascajo, por lo que una llanta topó una piedra filuda y se ponchó.

En el primer instante me dije, que bueno que sea en este lugar donde hay gente y puedan ayudarme. Apagué el motor y observé el panorama tras el parabrisas y en vez de tranquilizarme, comencé a asustarme, pues vi que dos hombres de aspecto grotesco, al ver mi carro parado, venían hacia mí. Me preocupé más, enseguida cogí el celular para pedir ayuda, oh angustias! se acabó la batería, entonces sin atinar que hacer puse seguro en las puertas, alcé la mirada y vi que dos hombres más se les unían. Lo único que atiné en ese momento fue agacharme sobre el volante y pedir a Dios sea misericordioso conmigo y me envíe a sus angelitos a socorrerme, en el momento que alcé mi cabeza veo que pasaba un carro de la CTG y se paró delante de mi carro, se bajaron 2 vigilantes y enseguida me pidieron las herramientas para cambiar la llanta ponchada, creo no pasó ni 5 minutos, me devuelven las herramientas y me recomiendan que salga lo más rápido de allí porque es una zona peligrosa y que los siga que ellos me escoltarían hasta pasar el puente. Mientras prendía el motor de mi Gran Vitara y arrancaba para seguirles les divisé hasta la bajada del puente, pero en un segundo más desaparecieron, no se a donde se fueron, no les ví cruzar, no les ví más adelante por más que aceleré para darles mis sinceros agradecimientos a estos angelitos que Dios me envió y que simplemente desaparecieron de mi vista.

Dios, acudiste de inmediato. Fue tan rápido lo que hicieron por mí, que no me dieron tiempo de agradecer tan eficaz ayuda.

Dejaré en estas páginas mi testimonio de fe y mis agradecimientos a Ti y a los Ángeles por lo que hicieron por mí aquella noche.

Jenny Beatriz

Ir a la barra de herramientas