Páginas

Entradas

Contadores

febrero 2024
L M X J V S D
« Sep    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
26272829  

Archivos

Blogroll

http://luzgabrielarodriguez.blogspot.com/

Entradas recientes

Directorios de Blogs

http://www.youtube.com/watch?v=sk0MNxMLpD4

Blogroll

http://luzgabrielarodriguez.blogspot.com/

abril 16, 2010

Ahora la recuerdo

Domingo 12 de mayo:

Abro los ojos.  A lo lejos escucho  una radio que dice que hoy se festeja  el día de la madre en todo el mundo. No recuerdo casi nada de la mía.

Aparento dormir y entre sombras distingo unos enormes ojos que me miran con infinita ternura. Son los de mi madre.  Así lo siento.

Pero… igual, no la recuerdo o todo se perdió bajo la almohada.

Los brazos me duelen. Es terrible; el dolor viene desde los huesos y se irradia a la piel.  Los estiro y me dan por las rodillas; no sé que está ocurriendo, pero cada día crecen y crecen.

La soledad hace que por las noches yo mismo me abrace y duerma tranquilo, seguro, confiado.  Pero si esto continúa, va a llegar el día en que los brazos me lleguen a los talones. Eso sería terrible; aunque viendo el lado positivo de las cosas, podré correr en cuatro, huir, llegar a prisa a todas partes, a lado de la luz, ganarle a la oscuridad que se expande en mi entorno con rapidez, seré un hombre relámpago o algo similar.

Junio:

Julio:

Agosto:

Domingo 31 de diciembre:

Desde hace meses, para dormir me abrazo y con lo que sobra hago un lazo.  Me pregunto hasta cuándo crecen mis brazos? Jajajá, me salió en rima, será porque todos están de celebración.

Afuera  festejan el fin de año.

Se olvidan de mí, pero acá adentro me felicito, me abrazo, me doy el “te deseo lo mejor en este nuevo año” y muchos parabienes más.

Estoy tan contento que me abrazo  con tanta fuerza, que al hacer el lazo, se forma un gran nudo, que sin restarle méritos a una serpiente constrictor me asfixia.

Grito por ayuda, pero la algarabía es mayor, que mi voz se pierde en el infinito.

Voy disipando la conciencia, parece que estoy durmiendo y entre sombras distingo un par de grandes ojos que me miran con ternura.

Ahora la recuerdo.

Mis brazos se vuelven alas y vuelo.

Tomado del libro Los Días están contados de la escritora ecuatoriana Luz Gabriela Rodríguez.-

Ir a la barra de herramientas