Páginas

Entradas

Contadores

noviembre 2019
L M X J V S D
« Oct    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930  

Archivos

Blogroll

http://luzgabrielarodriguez.blogspot.com/

Entradas recientes

Directorios de Blogs

http://www.youtube.com/watch?v=sk0MNxMLpD4

Blogroll

http://luzgabrielarodriguez.blogspot.com/

diciembre 1, 2011

 

Diciembre, último mes del año

Comienza el último mes del año.  Faltan escasos días para que termine y aún tenemos  cosas pendientes que quizás no lograremos cumplir.  Un halo de nostalgia puede embargarnos y aún así, hagamos un alto y escuchemos el murmullo del corazón. Es hora de empezar a dar gracias a Dios por los días vividos, por cada mañana llena de sol y por cada mañana nublada, por tener la suficiente energía para cumplir con la diaria jornada laboral y por cada tarde en que agotados retornamos a casa con la satisfacción del deber cumplido, por cada una de las tenues noches en que regocijados en nuestros hogares retozamos junto a nuestras queridas familias.

Gracias Dios por las alegrías recibidas y también por las lágrimas y tristezas que nunca faltan y que hacen que el espíritu se fortifique, por los períodos de salud y también por aquellos días de enfermedad que nos hacen reconocer la fragilidad del ser…

Gracias Dios, por nuestros hijos, por nuestros nietos (pido por mis nietas), por la amistad, por nuestras amigas, nuestros amigos, por los que nos seguimos en las redes sociales, por quienes con su presencia dulcifican nuestra vida, por los que se alejaron sin saber por qué, por las personas que forma parte de cada historia y que aún estando lejos, están cerca de nuestra alma, por la gente que sonríe y que amable brinda un cálido saludo, por los que se preocupan por el bienestar de los demás y extienden sus manos, por todos y cada uno de los que están presente y también por los ausentes…

Gracias Dios por conservarnos vivos y unidos, gracias por tus santas bendiciones en nuestros hogares, gracias por guiar nuestros pasos. Vivamos intensamente este mes…

 

Luz Gabriela Rodríguez

http://www.blog.espol.edu.ec/lgrodrig/

octubre 14, 2010

¿Los 33 eran los únicos atrapados?

Cada dos días saboreaban dos cucharadas de atún y medio vaso de leche. Pasaron sus primeros diecisiete días con tan solo esa alimentación, atrapados a 700 metros de profundidad, sin contacto alguno con familiares o compañeros mineros ubicados en la superficie. Estaban sumidos en una oscuridad apenas perturbada por los focos de sus cascos.

¿Qué lección nos dejan estos hombres cuya odisea terminó más de dos meses después, a esa profundidad?

Seguir optimistas a pesar de las limitaciones:  la escasez de alimentos, temperatura de 30 grados centígrados, humedad del 88%, cartones para amortiguar el piso de piedra al dormir, angustia ante la incomunicación con el exterior y la incertidumbre sobre su futuro.

¿Cómo reaccionaría usted si estuviera en esa cavidad en tan difíciles circunstancias?

Desde que ocurrió el accidente, ellos acordaron enfrentar juntos el reto por vivir. Aprovecharon al máximo lo que cada uno sabía y lo puso al servicio de los demás.  Decidieron ayudarse sin egoísmos, establecieron rutinas para evitar el deterioro de la salud física y mental. Se organizaron como un verdadero equipo. En lugar de lamentarse por los pocos recursos fueron extremadamente creativos e inteligentes para usar bien lo disponible. Incluso confeccionaron un juego de dominó con pequeños papeles.

¡Solidaridad, normas de convivencia, disciplina, liderazgo, una ilusión compartida!

Cada uno asumió la responsabilidad de cuidarse a sí mismo y al compañero. La tolerancia ante la tensión, el humor ante la angustia, y la esperanza ante la incertidumbre se consolidaron en la determinación de estos luchadores. Su objetivo fue vivir y la estrategia estar unidos y trabajar hasta el rescate.

El 22 de agosto, comunicaron al mundo: «Estamos bien en el refugio los 33, fue el primer contacto con ellos.

«Allá abajo» ellos dieron lo mejor de sí y triunfaron. Sus actitudes fueron ejemplares, entraron a esa profundidad como compañeros, salieron como hermanos. Sin quejarse, animados y apoyándose. Un equipo ideal.

«Aquí arriba» con tantos recursos, hay personas que se comportan atrapadas por prejuicios, individualismo, indiferencia y avaricias. Encerrados en su mente, escondidos de quienes necesitan o les necesitan, sumidos en la oscuridad a pleno sol.

¿Hasta cuando estarás prisionero de tus propios pensamientos?

Los 33 están ocupados en vivir, mientras que hay  personas que pudiendo trabajar como los mineros apenas logran sobrevivir, debido al derrumbe de sus propias actitudes.

¿No es paradójico?

Los pensamientos que se repiten durante mucho tiempo forman cristalizaciones que  son difíciles de romper, por lo cual hay que cambiar de pensamiento cuando el que se repite es negativo.

HOY LOS 33 MINEROS YA ESTAN EN LA SUPERFICIE  Y LA HUMANIDAD COMPLETA CONTINUA APRISIONADA SOBRE LA TIERRA.

¡DIOS NOS BENDIGA¡

Tomado de un mail recibido…

Ir a la barra de herramientas