Páginas

Entradas

Contadores

febrero 2024
L M X J V S D
« Sep    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
26272829  

Archivos

Blogroll

http://luzgabrielarodriguez.blogspot.com/

Entradas recientes

Directorios de Blogs

http://www.youtube.com/watch?v=sk0MNxMLpD4

Blogroll

http://luzgabrielarodriguez.blogspot.com/

junio 16, 2010

EL PASADO

Como dice el cantante José José, en una de sus interpretaciones, ya lo pasado pasado no me interesa. Es decir, sea bueno o malo, sea de añoranzas o de tristeza, la figura del pasado, ya  pasó, no capta la atención, simplemente no existe.

Sin embargo, después de leer a Carvajal Posada, de que el pasado si existe, hay que darle apertura al tema y analizar la situación, atar determinados vivencias y cabos sueltos para darle paso a un disímil punto de vista.

Dice Carvajal que el pasado está vivo, presente, doloroso, habita en cada una de nuestras células, frecuentemente produciendo enfermedades.

Ante esto, creo que el pasado está ubicado dentro de nuestras locas cabezas, junto a lo que llamamos conciencia y por más que lo espantamos, lo hacemos dormir, lo procesamos, lo añoramos, lo dejamos quieto, cualquier situación por pequeña que sea, lo trae al presente de manera instantánea, ocasionando descargas emocionales que se registran en nuestro ser y pasan a ser caldo de cultivo de enfermedades físicas.

Si el pasado recurrente está cargado de errores y no nos desprendemos de él, ya podemos imaginar la cruz de errores que llevamos a cuestas en el ir y venir de nuestras vidas.

Cómo corregir esta situación, pues tomando el pasado y dándole vida para transformarlo hasta sanar las heridas.  Desligando los dolores del ayer de nuestro entorno actual y liberando la carga negativa que lo circunda, hasta darle la oportunidad a nuestro cuerpo de sanar y a nuestro espíritu de sentirse libre.

Las úlceras, la psoriasis, la artritis, la gastritis, las alergias, la rinitis, las taquicardias, las arritmias, la alopecia, son enfermedades  que se presentan sin motivo aparente, pero que en realidad son repercusiones de los pesares que nuestro espíritu lleva por aquellos tremendos errores cometidos y que a pesar de que el tiempo ha trascurrido, no logramos desprenderlos de nuestras conciencias porque sencillamente no nos perdonamos.

Liberarse de lo que ya pasó, no es tarea fácil, pero una vez que se lo propone, se logra. Si fue un bonito pasado, también debemos dejarlo partir. No hay opción.

Ayudemos a nuestro cuerpo, hagamos ejercicios de respiración que nos permitan oxigenar el organismo, pongamos nuestros pensamientos en positivo y luego de haber aprendido las lecciones de la vida que tanto dolor nos han causado, avancemos positivamente desplegando alas de bienestar, de afecto, de amor, de perdón, de paz.

La nueva medicina de la conciencia, es el arte de responsabilizarnos de nuestra vida, y de descubrir que realmente podemos hacer mucho por ella, tomando de la mano al pasado y cerrando en paz los capítulos pendientes.


.

Ir a la barra de herramientas