Páginas

Entradas

Contadores

julio 2020
L M X J V S D
« Oct    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Archivos

Blogroll

http://luzgabrielarodriguez.blogspot.com/

Entradas recientes

Directorios de Blogs

http://www.youtube.com/watch?v=sk0MNxMLpD4

Blogroll

http://luzgabrielarodriguez.blogspot.com/

octubre 16, 2009

Te conocí de cerca Matilda.  Al final de cada tarde te veía pasar.  Lucías distinguida, calzabas sandalias de altos tacones y contoneabas tus caderas al caminar, acentuando el erotismo.  bld056563La gente te miraba y los hombres  con ojos lúdicos seguían el compás de tus sensuales pisadas.

Enmarcando las  curvas de tu cuerpo siempre vestías de negro, Matilda.  Con tu abundante  y larga caballera se te percibía extraordinaria, natural;  en esa época donde no existían  los cosméticos de embriones, las incontables dietas, el culto al cuerpo con vendas de yeso o mejor aún, el bisturí de un  cirujano plástico de moda. Tampoco aparecías en la  inexistente página web de ese entonces.

mujer-de-negroYo, pequeña niña veía tus brillos, tus luces y  te admiraba; era tu fans.   “Así voy a ser de grande”, pensaba, mientras el centelleo de tus grandes aretes se reflejaba en el vidrio de mi ventana.

Los años pasaron…  Desconozco qué me hizo recordarla, tal vez el sexto mandamiento o el tercer pecado capital.   Pero a estas alturas de la vida, ¿qué será de ella.  ¿Su corazón se habrá apagado?    ¿Estalló en minúsculos trozos esparcidos en el firmamento? ¿Alguien los habrá recogido?  mujerQuizás esté sentada en una vieja mecedora o en cuclillas sobre un destartalado baúl, revolviendo evocaciones y trapos que alguna vez llenaron su vacío existencial, aunque es probable que a la vejez  practique el decoro.

De cuando en cuando, se probará un ceñido vestido,  cómplice y fiel compañero de sus secretos deslices  que habrá tenido por la vida.  Posará frente al espejo los harapos que habrán dejado las polillas. Maquillará sus ojos con exageración, creyendo que aún posee mirada seductora.  Trazará gruesas líneas en sus caídos párpados y abriendo un pequeño estuche, rescatado de  telarañas enzarzadas, se empolvará su nariz, para  luego colorear su ajada boca con un labial carmesí, mientras recuerde el “arte de la seducción”.

Dónde quedó la belleza de Matilda, musa del deseo, expresión dulce de Danae.  rosa-rojaAcaso está atrapada en el atomizador de su empalagosa fragancia, o  en el implacable y exterminator VIH.  Pobre Matilda, lucía distinguida.

Tomado del libro Los Días están contados – Breviario convexo de Luz Gabriela Rodríguez – Escritora ecuatoriana.

Ir a la barra de herramientas