Páginas

Entradas

Contadores

enero 2022
L M X J V S D
« Sep    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

Archivos

Blogroll

http://luzgabrielarodriguez.blogspot.com/

Entradas recientes

Directorios de Blogs

http://www.youtube.com/watch?v=sk0MNxMLpD4

Blogroll

http://luzgabrielarodriguez.blogspot.com/

enero 28, 2011

PADRES E HIJOS

Los seres humanos nos debemos respeto y consideración unos a otros.  Con mayor razón entre padres e hijos deben guardarse respeto mutuo y mantener una buena comunicación. 

 

Cuando los hijos son pequeños, la responsabilidad de los padres es ineludible y contra viento y marea tienen que cumplir con sus hijos en todo aspecto.  Así mismo, cuando los hijos son grandes, la responsabilidad de los hijos aumenta y más allá del ímpetu de la juventud, deberá honrarlos  y respetarlos  por sobre todas las cosas.  

 

Si por circunstancias de la vida los padres no cumplieron con sus hijos en el momento indicado, eso no da derecho a los hijos a faltarles el respeto.    Recordemos que nosotros somos nadie para juzgar las fallas o errores de los semejantes; aquí lo conveniente es perdonar, olvidar  y  dejarlo en manos de Dios.

La mejor forma de fomentar el respeto es respetando, es raro que un padre le hable con amor y respeto a un hijo y este le responda de forma irrespetuosa.  Los padres merecen respeto, pero también los hijos lo merecen.

Para nosotros los católicos, el quinto mandamiento de la Ley de Dios nos enseña: Honrar padre y madre y también  lo instruyen en  los cinco primeros libros del antiguo Testamento. 

 

El Apóstol Pablo dice en Efesios 6:14:

 

 “Hijos, obedeced en el Señor a vuestros padres, porque esto es justo. «Honra a tu padre y a tu madre» para que te vaya bien y seas de larga vida sobre la tierra. Y vosotros, padres, no provoquéis la ira a vuestros hijos, sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor.”

Padre: recuerda que ese hijo que hoy repudias nació de ti. Dios te lo dio para que lo formes bien y los resultados son tu responsabilidad. Deberás rendir cuenta de ello.

 

Hijo: jamás eleves tu voz por muy enojado que estés con tu padre, el simple hecho de serlo hace que merezca respeto y no está bien que se forme un pleito entre un padre y un hijo. Ya llegará tu hora con tus propios hijos.

 

De igual manera los padres que deseen mejorar la relación con sus hijos, en vez de señalar constantemente sus errores, les convienen descubrir las habilidades e intereses de sus hijos a fin de ayudarles a realizar sus sueños o cubrir las falencias que se pudieran haber dado.

 

Aquel que no respeta a sus padres, no podrá respetarse a sí mismo.

 

Luz Gabriela Rodríguez

 

junio 2, 2010

TOLERANCIA

Una vez más, escribir sobre la tolerancia no es soñar, no es esperar que llueva en el desierto, o dar tiempo al tiempo hasta que el olmos de peras.

Aunque resulte complicado practicar,  la tolerancia se puede aprender.  Tener paciencia, respetar al prójimo, aceptar de buena gana la diversidad, escuchar y valorar las disímiles maneras de entender la vida conducen a la tolerancia.

Creo y me atrevo a afirmar que en tanto en cuanto no se afecten  otras personas, utilizar el sentido común y el discernimiento para distinguir el bien y el mal, la verdad y el error, son acciones oportunas para manejar la tolerancia.

Tolerar y soportar son dos cosas diferentes que suelen ser confundidas.  Mientras tolerar forma parte de la prudencia donde no se permite un mal, sino que se busca un bien real; el soportar es simplemente una capacidad de aguante que en realidad resulta algo equívoco de mantener.

Practiquemos la tolerancia con el prójimo y tratemos de aceptar la diversidad que existe. Desarrollemos el espíritu de unidad que tenga como punto de inicio el respeto por la óptica con que cada uno mira determinada situación.

Ir a la barra de herramientas