Páginas

Entradas

Contadores

noviembre 2019
L M X J V S D
« Oct    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930  

Archivos

Blogroll

http://luzgabrielarodriguez.blogspot.com/

Entradas recientes

Directorios de Blogs

http://www.youtube.com/watch?v=sk0MNxMLpD4

Blogroll

http://luzgabrielarodriguez.blogspot.com/

enero 9, 2012

QUE ES LA CRONOBIOLOGÍA

Hace poco viajé a la capital por una consulta médica y pasé un excelente fin de semana con dos buenas amigas Fanny y Aida Leonor.  Una de ellas, compartió sus conocimientos sobre Cronobiología.

Suena complicado y en realidad es una nueva ciencia que estudia la biología del tiempo, la vida cotidiana  y los efectos que se logran al mantener los ritmos y ciclos que vienen programados biológicamente en nuestro interior.

Siempre he pensado que si la vida tuviera fondo musical todo sería mejor y resulta que ahora un profesor llamado Halbergh,  al realizar profundas investigaciones, descubre que tenemos música interna que debemos sintonizar para obtener una eficiencia óptima del ser.

Por la mañana estamos predispuestos a:

 

Al medio día estamos predispuestos a:

 

Por la tarde estamos predispuestos a:

 

Por la tarde entrando al anochecer estamos predispuestos a:

Desde el anochecer a la media noche estamos predispuestos a:

 

Desde la media noche hacia el amanecer estamos predispuestos a:

 

Estos ritmos tienen vinculación con la naturaleza por eso es necesario escuchar las señales que emite nuestro interior. Cuando el cuerpo está en equilibrio emite señales de comodidad, es decir que hay relación armónica con el entorno y cuando está en desequilibrio muestra que hay alguna  disonancia.

“El corazón, a más de sentimental es sabio. Deja que guie  los actos de tu vida, rígete por los latidos del bien-estar y avanza. Siente los latidos  del mal-estar y detente”.

La vivencia en armonía da la sensación de bienestar y alegría.

Luz Gabriela Rodríguez

http://www.blog.espol.edu.ec/lgrodrig/

 

 

 

septiembre 13, 2011

PIEDRA DE AGUA

Sabemos que Ecuador es un país bendecido y de privilegios, donde existen lugares paradisíacos dignos de reyes.

Piedra de agua es un lugar que aún no conozco, pero a insistencia de una buena amiga que viaja a menudo, quiero transmitir su mensaje:

«Estuve en Piedra de agua y me encontré ante un spa de calidad con atención  de primer orden. donde prevalece lo natural y lo volcánico. 

Cuando llegué, caminé por los senderos hacia las piscinas y cada lugar que iba descubriendo despertaba inquietudes insinuantes.  Las termas de aguas subterráneas llenas de minerales que manan de la tierra, capaces de curar muchas enfermedades a través de la piel, piscinas temperadas al natural, con lodo volcánico que actúan con acción desinflamatoria, cuevas de masajes adaptados en lo natural, aquí la roca muestra su natural textura, duchas de lluvia, baños de vapor y todo lo que la imaginación pueda crear en materia de spa.

Y no podía faltar, un excelente restaurante llamado Libélula, donde pude disfrutar de increíbles y exquisitos platos, junto a refrescantes combinaciones de diversos jugos naturales.

Creo que recibí un verdadero placer:   Un regalo para el cuerpo y los sentidos…

Ante esto, prometo visitar Piedra de agua y disfrutar de estos tratamientos y terapias de relajación, mientras tanto:  salutem per aquam.

 

Luz Gabriela Rodríguez

http://www.blog.espol.edu.ec/lgrodrig/

agosto 22, 2011

CUANDO FLORECE UN GIRASOL

            

            Conversando con mi familia les pregunté qué significaba para ellos esta radiante flor.  Luz, sol, felicidad, belleza, alegría y muchos otros calificativos fueron sus espontáneas expresiones, que me hizo preguntarles qué sentirían si en su interior tuviesen un girasol imaginario, desbordante de luz, felicidad, belleza y alegría.

         

           Cada uno, entre risas fue diciendo cosas maravillosas que significaban exactamente lo mismo: limpieza interior, purificación, amor.  En realidad, he observado millón veces los cuadros al óleo de girasoles, realizados por el pintor holandés Vincent van Gogh, más cuando vi por primera vez, un radiante girasol, llamó mi atención su color y tamaño, aunque su centro café oscuro me hizo pensar en las abejas, lo cual me dio un ligero temor.

            

            Trato de recordar cómo llegaron a mi corazón estas gigantes flores y encuentro que fue a través de mi último hijo, pequeño aún, tomó la afición de sembrarlos a un costado de la piscina. Las plantas comenzaron  a crecer y crecer hasta llegar a la altura de mi pecho,  cada día las sostenía con ingenio para que sus tallos no se quiebren y resistan el embate del viento nocturno.  Cierto día, gritó de alegría al ver que había florecido su primer girasol.   Entusiasmada fui hacia él pensando que ese primer retoño iba a ser para mí, cuando de pronto me dijo: voy a cortarlo y a dárselo a la mamita (llaman así a su abuela).

            

            Más adelante, mi primera nieta, me contó  que le encantaban y cada que  venía de viaje su papá solía esperarla con un gran girasol, por lo que comencé a verlos hermosos, radiantes, privilegiados, únicos.

            

            Dejen que les cuente que ahora me encantan y más aún porque he pasado horas y horas contemplando y admirando el hermoso color amarillo que lo obtienen de la luz del  sol  a quien desafiante lo toman de frente cumpliendo así con su misión de girar con la

posición del luminoso astro, mostrando belleza, ritmo, donaire, elegancia.

        

            Alguna vez leí en un libro de girasoles, que si los imaginamos dentro de nosotros, el girasol inexistente se ocuparía de purificar nuestro ser, así que cada vez que veas una de estas hermosas flores imagínalas dentro de ti y con su radiante luz limpia tu interior,  pronunciando  las cuatro palabras que todo lo curan: lo siento, perdóname, gracias, te amo.

 

            Sé que no es una fórmula mágica, de lo que si estoy segura es que este girasol imaginario florecerá en tu interior y obrará en ti de forma  maravillosa.

 

 

Luz Gabriela Rodríguez

http://www.blog.espol.edu.ec/lgrodrig/

Ir a la barra de herramientas