Páginas

Entradas

Contadores

junio 2024
L M X J V S D
« Sep    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

Archivos

Blogroll

http://luzgabrielarodriguez.blogspot.com/

Entradas recientes

Directorios de Blogs

http://www.youtube.com/watch?v=sk0MNxMLpD4

Blogroll

http://luzgabrielarodriguez.blogspot.com/

enero 28, 2011

PADRES E HIJOS

Los seres humanos nos debemos respeto y consideración unos a otros.  Con mayor razón entre padres e hijos deben guardarse respeto mutuo y mantener una buena comunicación. 

 

Cuando los hijos son pequeños, la responsabilidad de los padres es ineludible y contra viento y marea tienen que cumplir con sus hijos en todo aspecto.  Así mismo, cuando los hijos son grandes, la responsabilidad de los hijos aumenta y más allá del ímpetu de la juventud, deberá honrarlos  y respetarlos  por sobre todas las cosas.  

 

Si por circunstancias de la vida los padres no cumplieron con sus hijos en el momento indicado, eso no da derecho a los hijos a faltarles el respeto.    Recordemos que nosotros somos nadie para juzgar las fallas o errores de los semejantes; aquí lo conveniente es perdonar, olvidar  y  dejarlo en manos de Dios.

La mejor forma de fomentar el respeto es respetando, es raro que un padre le hable con amor y respeto a un hijo y este le responda de forma irrespetuosa.  Los padres merecen respeto, pero también los hijos lo merecen.

Para nosotros los católicos, el quinto mandamiento de la Ley de Dios nos enseña: Honrar padre y madre y también  lo instruyen en  los cinco primeros libros del antiguo Testamento. 

 

El Apóstol Pablo dice en Efesios 6:14:

 

 “Hijos, obedeced en el Señor a vuestros padres, porque esto es justo. «Honra a tu padre y a tu madre» para que te vaya bien y seas de larga vida sobre la tierra. Y vosotros, padres, no provoquéis la ira a vuestros hijos, sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor.”

Padre: recuerda que ese hijo que hoy repudias nació de ti. Dios te lo dio para que lo formes bien y los resultados son tu responsabilidad. Deberás rendir cuenta de ello.

 

Hijo: jamás eleves tu voz por muy enojado que estés con tu padre, el simple hecho de serlo hace que merezca respeto y no está bien que se forme un pleito entre un padre y un hijo. Ya llegará tu hora con tus propios hijos.

 

De igual manera los padres que deseen mejorar la relación con sus hijos, en vez de señalar constantemente sus errores, les convienen descubrir las habilidades e intereses de sus hijos a fin de ayudarles a realizar sus sueños o cubrir las falencias que se pudieran haber dado.

 

Aquel que no respeta a sus padres, no podrá respetarse a sí mismo.

 

Luz Gabriela Rodríguez

 

enero 14, 2011

CONFÍA EN MÍ

¿Por qué te agitas ante los problemas de la vida? Entrégame el cuidado de todas tus cosas y te irá mejor.

Te prometo que todo se resolverá con tranquilidad según mis designios. No te desesperes, cierra los ojos de tu alma y dime con calma:

Jesús, confío en Ti

Evita las preocupaciones angustiosas y los pensamientos sobre lo que pueda suceder después. No estropees mis planes queriéndome imponer tus ideas. Déjame ser Dios y actuar con libertad. Entrégate confiadamente.  Reposa en mí y deja en mis manos tu futuro. Dime frecuentemente:

Jesús, confío en Ti

Lo que más daño te hace es tu razonamiento, tus propias ideas y querer resolver las cosas a tu manera. Déjate guiar  y no tengas miedo. Yo te amo.  Si crees que las cosas empeoran o se complican a pesar de tu oración, sigue confiada, cierra los ojos de tu alma y confía. Continúa diciendo a toda hora:

Jesús, confio en Ti

Necesito las manos libres para poder obrar. No me ates con tus preocupaciones inútiles. El enemigo de tu alma quiere eso: agitarte, angustiarte, quitarte la paz. Confía, reposa  y entrégate.

Yo hago los milagros en la proporción de la entrega y confianza que tengas. Así que no te preocupes, echa sobre mí tus angustias y duerme tranquila. Verás grandes milagros. Te lo prometo.

Tuyo para siempre Jesús.


enero 11, 2011

DECÁLOGO DE LA SERENIDAD

Tomado de la revista Vive No. 84

  1. Serenidad es calma interior, sosiego, estabilidad de ánimo. Dominio de si mismo. La serenidad proporciona una fuerte energía vital.

  2. La serenidad no es apatía, impasibilidad o dejadez.

  3. La persona serena huye del activismo, es decir del afán de hacer mucho, pero sin dirección ni sentido. Tampoco se deja llevar por la precipitación y los impulsos. Actúa después de pensar.

  4. La serenidad va de la mano de la ponderación y de la objetividad. No  hace tragedia de pequeños sucesos negativos. No dramatiza. Mira los sucesos con realismo, con ánimo positivo.

  5. La persona serena  conserva la calma sin desesperarse ni desanimarse: Enfrenta los problemas uno a uno, estudiando a fondo cada asunto y tomando alguna decisión. Después actúa con `prontitud; de esta forma van desapareciendo los problemas.

  6. Conviene dominar los sentimientos, lo cual supone encauzarlos y expresarlos debidamente. Cuando no es así, perdemos el control de las decisiones y de las acciones.

  7. La  ira y el rencor desestabilizan el corazón y producen amargura. Si no se corta a tiempo aparecerá el odio, pasión que daña al ser humano.

  8. Dame Señor la dicha y yo me encargaré de ser ecuánime, decía Tagore. Alegría interior, serenidad y ecuanimidad suelen ir unidas.

  9. Serenidad para reprender. Serenidad al tomar decisiones complejas. Serenidad ante la injusticia. Serenidad, especialmente, en momentos difíciles.

  10. En últimas, la serenidad proviene de confiar en Dios, que nunca abandona a quien confía en Él.

diciembre 28, 2010

AÑO NUEVO A LA VISTA

Cuenta Aquino que cuando se acerca el fin de año, los ángeles llenos de inquietud, se sientan al borde de las nubes a escuchar los deseos que pedimos desde  la Tierra.

Y lo más curioso es que por los siglos de los siglos, las peticiones  que hacemos,  cada año, son las mismas…

¿Será posible que no consigamos crecer y

pasemos el tiempo desperdiciando la

vida?

No debemos actuar así.  La vida es breve, va a prisa y un año nuevo es un regalo demasiado grande para desaprovecharlo.

Que el 1 de enero sea la marcación del punto de partida de un año de estreno para concebir un mundo distinto donde seamos capaces de pasar de un extremo a otro, cambiar nuestro temperamento, humor, paciencia, predisposición, desarrollar tolerancia, aprender a entablar diálogo con nuestros semejantes, escuchar antes de hablar y mirar la vida con reflexión y perseverancia. Esto sería un recomenzar que nace desde lo profundo del ser.

Qué te parece si repetimos en voz alta:

A partir de hoy voy a trabajar lleno de entusiasmo, a ser emprendedor, a estudiar, a luchar por cumplir mis ideales. Voy a ser constante, tenaz, atento, amable y elocuente.

Seré capaz de renovar mis ilusiones y mantener mi corazón puro y receptivo.

Seré mejor padre, mejor madre, atenderé a mi familia, a mis amigos, actuaré sin egoísmos. Construiré mi futuro con pensamientos, palabras y acciones positivas.

Te invito a que unamos nuestras manos y

formemos una gran cadena indestructible

donde habrá cabida de una vida mejor, ahí

donde está la felicidad, mi felicidad, tu

felicidad, nuestra felicidad.

La  gratitud nos trae bendiciones, tenemos que agradecer por todo lo recibido y  fijar las metas por cumplir. Una buena terapia es pegar figuras alusivas, dibujar imágenes, emplear la mente por completo en visualizar estos objetivos; pero sobre todas las cosas, ponle fe a tus sueños.

Un año nuevo de vida es un regalo

demasiado grande para echarlo a perder

(Mariano de Blas)


Deja que él guie tus pasos.

Luz Gabriela Rodríguez

http://www.blog.espol.edu.ec/lgrodrig/

diciembre 9, 2010


Cómo vivir rodeados de bienestar y prosperidad

A menudo pensamos que nos gustaría vivir rodeados de prosperidad y bienestar, en especial en estos días cercanos a la Navidad. Tener lo que uno se propone no es mágica ilusión.  La prosperidad y el bienestar son  PRIVILEGIOS de los que deseen recibirla.


Mientras la vida transcurre, adquirimos la costumbre de almacenar cosas y más cosas.  Guardamos basura interior bajo el nombre de emociones y represiones negativas con la idea de algún día cobrarnos las ofensas recibidas consiguiendo tener un alma abarrotada; guardamos objetos  materiales innecesarios, con la idea de que quizás más adelante los necesitemos y nos eximimos del uso del dinero porque podría hacernos falta en el futuro.

Qué equivocados vivimos.

Para vivir rodeados de bienestar y prosperidad  debemos liberarnos de la palabra «guardar» y comenzar haciendo sanidad del alma, mente y cuerpo. He aquí una pequeña guía:

  1. Libera el interior, limpia el subconsciente, resana heridas, borra rencores, odios, errores, malos entendidos, limitaciones, protervos recuerdos, resentimientos, miedos, hostilidades y desconsuelos.

  2. Cuida el exterior, cómo está tu apariencia, cabellos, manos, pies. Haz cuidado el único cuerpo que tienes?

  3. Mira tú entorno, ve tú automóvil, merece una limpieza, bota papeles inservibles y los desechos que guardas. Mira en tu oficina, en el escritorio, el archivo, donde guardas papeles y papeles, en la computadora donde almacenas datos que debes tirar a la papelera de reciclaje.

  4. Da un vistazo a tu hogar. Podrás ver la increíble  cantidad de cosas almacenadas que encadenan tu vida, esto parece un problema conductual.

  5. Deshazte de aquello que ha perdido nitidez, esté despintado, envejecido, despostillado o imperfecto. En cada habitación, en el closet, aquella ropa que jamás volverás a usar, en el cuarto de atrás, en el  de arriba, en la bodega pequeña que tienes en el patio, en la terraza, en el garaje, en aquella esquina debajo de la escalera que nadie ve, o en el rincón donde guardas artículos semi dañados. Libros, trajes, zapatos, trastos viejos, utensilios domésticos y tantos objetos que hace mucho tiempo no usas porque no sirven o compraste otro y te da pena deshacerte o regalarlos porque te costaron mucho o tienen valor sentimental sobreestimado.

Ten por seguro que al abrir tu mente y dejar espacios libres, la energía propia que tienen todos los objetos comenzará a circular en el interior y en el entorno; la vibración de esos espacios es la que atrae  lo que se desee y permite el ingreso de la anhelada prosperidad y bienestar donde las nuevas oportunidades llegarán a tu vida gracias a que todo fluye con libertad.

Cuando nos toque reanudar nuestro vuelo al infinito, los que se queden dirán que eras una persona, con un alma noble y ligera, que vivía rodeada solo de lo que necesitaba…

Luz Gabriela Rodríguez

 

noviembre 30, 2010

Hoy primero de diciembre, declarado Día mundial del SIDA desde el año 1998, comienza el último mes del año.  Pero no voy a referirme de esta triste y creciente enfermedad que azota el mundo, sino llenarnos de esperanzas al recordar que faltan 24 días para el nacimiento del Mesías, nuestro Salvador, que nos protege ante las enfermedades y las tristezas.

Qué lejano sonaba este día al inicio del año. Sin embargo, en un abrir y cerrar de ojos, ha llegado. Es el momento propicio para detener el ritmo vertiginoso al que hemos estado sometidos estos 11 meses.

Las luces navideñas comienzan a encenderse y nuestros corazones se tornan reflexivos, mientras la vorágine comercial nos envuelve y  hace  los días  raudos.

Hagamos una retrospectiva de las cosas realizadas. Veamos lo positivo y lo negativo de sí mismo y lo pendiente de todo aquello.

Lo positivo, en buena hora; lo negativo, hay que desecharlo,  hacer que pase a menos que lo podamos remediar. Y lo pendiente, hay que retomarlo e intentar concluirlo para sentir la satisfacción del deber cumplido y si no se logra concluír, dejarlo ir.

Vivamos con intensidad el día a día, de este significativo mes de luz, preparemos nuestros corazones para celebrar por todo lo alto, el nacimiento de Jesús, estoy segura que cada uno de nosotros logrará que la felicidad se refleje en nuestras miradas y nuestro entorno se llene de optimismo y esperanzas.

La Navidad comienza a existir en el momento en que el corazón la comienza a sentir.

Es la ternura del pasado, el valor del presente y la esperanza del futuro. Es el deseo más sincero de que cada taza se rebose con bendiciones ricas y eternas, y de que cada camino nos lleve a la paz. (Agnes M. Pharo).

Que esta Navidad convierta cada deseo en flor, cada dolor en estrella, cada lágrima en sonrisa y cada corazón en una dulce morada para Jesús, nuestro Salvador con la alegría de ese día volando en el cielo una estrella que ilumina nuestra vida, dibujando en todos los corazones amor y esperanza.

Luz Gabriela Rodríguez

http://www.blog.espol.edu.ec/lgrodrig/

octubre 27, 2010


REGALOS INESPERADOS

PENSAMIENTOS POSITIVOS

Cuando consigas superar  algún problema grave en tu vida o en alguna relación, no te detengas en el recuerdo de los momentos difíciles, sino en la alegría de haber superado esa prueba de la vida.


Cuando sobrevivas a un accidente grave no te quedes pensando en el trauma que provocó, sino en el milagro que te ayudó a salir ileso.

Cuando salgas de un largo tratamiento médico, no pienses en el sufrimiento que tuviste que enfrentar, sino en la bendición de Dios que permitió la cura.

Guarda en la memoria las cosas buenas de la vida que surgieron en medio de las dificultades. Serán una prueba de tu capacidad para vencer las adversidades y te darán confianza en la presencia divina que nos rodea y nos auxilia en cualquier situación, en cualquier tiempo, frente a cualquier obstáculo…

Chico Xavier y un texto

www.paulocoelhoblog.com

octubre 20, 2010

M ED I T A CIÓN

Meditar es algo que todos podemos hacer, no es cosa de otro mundo. Lo principal es querer hacerlo.

Busca un lugar de tu casa u oficina en que puedas sentarte cómodamente y que nadie te moleste, Toma como mínimo 10 minutos de las 24 horas que el Señor te da cada día.

Siéntate cómodamente, con los pies tocando el suelo, la espalda recta y los brazos a los lados, o en los regazos. Algunas personas prefieren poner las manos con las palmas hacia arriba, porque esta posición les da la sensación de «apertura». Otras prefieren sentarse en el suelo en un almohadón. Lo importante es que estés bien cómodo para que tu mente no se distraiga.

Al principio, te costará dejar tu mente «en blanco», notarás pensamientos que vienen de todas partes, no luches contra ellos, conviértete en una observadora de tus propios pensamientos y poco a poco podrás tener unos minutos de silencio total, es el contacto con tu yo interno.

Realiza un ejercicio de relajación, para entrenar tu mente a estar más callado. Puedes hacer el ejercicio escuchando un cd guía que te lleve paso a paso en esta relajación.

Concentra la atención en tu respiración. Siente el aire entrando por tu nariz, exhala y continúa concentrándote solo en la respiración por unos minutos.

Si puedes, coloca una vela blanca encendida y mira la llama; analiza el movimiento de la flama, sentirás que tus párpados están pesados, cierra los ojos y concéntrate en la respiración. No dejes que otros pensamientos inunden tu mente.

Diez minutos al día, te ayudará a pacificar tu mente y tu vida funcionará mejor, desde el punto de vista físico y desde el punto de vista espiritual.

Luz Gabriela.-

octubre 18, 2010

CRECER Y MOLDEAR EL CARÁCTER

Existen tres condiciones para desarrollar y moldear el carácter y Dios las usa para ayudarnos a crecer y a ser mejores cada día.

La Palabra de Dios proporciona la verdad; nuestros semejantes facilitan el apoyo y las circunstancias facilitan el ambiente para  crecer y practicar la semejanza de Cristo.

Para que haya cambios profundos en cada uno de nosotros, debemos ir tras la  búsqueda de la madurez espiritual y esto toma su tiempo, para lo cual no solo hay que orar, asistir a misa, o de vez en cuando leer la Biblia; sino esperar que nuestro Padre Celestial nos dé la mejor parte, él usa personas que nos apoyen, nos den las manos y nos ayuden a salir adelante en las diversas circunstancias que la vida nos va presentando.

Cómo aprendemos a amar si no estamos en contacto con el prójimo? Para amar de verdad, debemos de amar  a Dios sobre todas las cosas, a nosotros mismos y a los demás.

Cuando sientas que no estás siendo escuchada, que el silencio es infranqueable, ora con más fervor y espera.  Él lo resolverá en su propio tiempo. Esto nos permitirá crecer y moldear el carácter desde nuestro interior hacia fuera.

Luz Gabriela Rodríguez

octubre 11, 2010

La terapia del espejo

Cuando pasas por un mal momento la tristeza invade tu alma, tu corazón, tu mirada y por consiguiente tu rostro se tornará sombrío, es cuando comienzas a crear obstáculos y mil excusas, propios de la mente humana.

Como terapia, te sugiero que te ubiques frente al espejo y prestes mucha atención. Observa con detenimiento el estado en el que te encuentras.  Te aseguro que al instante el espejo reflejará tu imagen, detectando si estás triste, alegre, con serenidad, con un vacío interior, perdido en el espacio o simplemente en paz.

Ahora toma conciencia de que la vida es breve y no hay que desperdiciarla con bajos estados de ánimo y que probablemente tu mal momento se deba a problemas que se pueden resolver, porque si no tienen solución, peor aún para que sufrir por ellos.

Luego,  te recomiendo que  sonrías y aunque las lágrimas humedezcan tus mejillas, sigue intentándolo. Estoy segura que lo conseguirás y no obstante aunque sientas que eres una persona ridícula o absurda, continua haciéndolo.


Sin darte cuenta habrás descargado un cúmulo de tensiones y comenzarás a relajar tu rostro, tu mirada, tus ojos tendrán un ligero destello  y te sentirás un poquito feliz.

Trata de comprender  que debes de tener confianza en ti mismo y aunque las cosas no dependen de uno, tenemos la facultad de cambiarlas.


Hasta aquí habrás descubierto que el control está en la mente.   Recuerda que nada es para siempre y muchas circunstancias son moldeables y sirven para evolucionar y convertir cada instante en algo positivo, cada sueño en algo real, cada día en algo positivo.

Te aseguro que tú y yo podemos hacerlo. ¿Lo intentamos?

Luz Gabriela Rodríguez

« Older PostsNewer Posts »
Ir a la barra de herramientas