Páginas

Entradas

Contadores

julio 2019
L M X J V S D
« Oct    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

Archivos

Blogroll

http://luzgabrielarodriguez.blogspot.com/

Entradas recientes

Directorios de Blogs

http://www.youtube.com/watch?v=sk0MNxMLpD4

Blogroll

http://luzgabrielarodriguez.blogspot.com/

mayo 12, 2013

Que puede en el mundo hacer más feliz a una mujer que sus hijos y sus nietos?

Pues nada más, ni nada menos que tener la bendición de Dios para ser madre y abuela. 

Desde el instante mismo de la concepción se forma un vínculo indestructible que  une a cada mamá con su hijo hasta el infinito y  desde el nacimiento de cada nieto, también se crea un similar vínculo.  En el nacimiento de cada hijo, ese vínculo se fortalece y pasa a ser parte de la vida misma, haciendo que el nexo sea poderoso y único.

Y es que una madre lo da todo sin recibir nada a cambio y sin sentirse sacrificada. Ama por igual a  sus hijos, sin importar las diferencias que existan entre ellos;  no importa si es uno, si son dos o tres hijos, su amor es tan inmenso y suficiente como la bóveda celeste llena de estrellas. Simplemente una madre los recibe con los brazos abiertos aún cuando se hayan equivocado o se hayan alejado.  

Una madre, simplemente es la que mantiene la confianza en ellos cuando todos los demás la han perdido.

Hijos: en este nuevo día de la madre, quiero decirles que los amo mucho y que agradezco infinitamente a Dios , ya que gracias a ustedes soy madre.

Luz Gabriela Rodríguez

septiembre 9, 2011

Considero que la comunicación hace que los seres humanos guardemos respeto y consideración unos a otros.   

En la relación padres – hijos, cuando los hijos son pequeños, la responsabilidad de los padres es ineludible.  En cambio, cuando crecen, la responsabilidad de los hijos aumenta y más allá del ímpetu de la juventud, deberán honrar  y respetar a sus progenitores  por sobre todo.  

Si por circunstancias de la vida los padres no cumplieron con sus hijos en el momento indicado, eso no da derecho a los hijos a faltarles.    Recordemos que nada en la vida nos faculta a juzgar las fallas o errores del prójimo;  lo conveniente es perdonar, olvidar  y  dejar todo en manos de Dios.

Así mismo, muchos padres creen que a pueden gritar y  ofender a sus hijos, lo cual es una gran equivocación.  Los padres y los hijos merecemos respeto y la  forma de fomentar el respeto es respetando; es raro que un padre le hable con amor y respeto a un hijo y este le responda de forma irrespetuosa.

Para nosotros los católicos, el quinto mandamiento de la Ley de Dios nos enseña: Honrar padre y madre y también  lo instruyen en  los cinco primeros libros del antiguo Testamento. 

El Apóstol Pablo dice en Efesios 6:14:

 “Hijos, obedeced en el Señor a vuestros padres, porque esto es justo. «Honra a tu padre y a tu madre» para que te vaya bien y seas de larga vida sobre la tierra. Y vosotros, padres, no provoquéis la ira a vuestros hijos, sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor.”

Padre: recuerda que ese hijo que quizás no tratas bien, nació de ti. Dios te lo dio para que lo formes y los resultados son tu responsabilidad.  Ya llegará el momento en que debas rendir cuenta de ello.

Hijo: jamás eleves tu voz por muy enojado que estés, el simple hecho de que sea tu padre hace que merezca respeto y no está bien que se forme un pleito entre un padre y un hijo. Ya llegará tu hora con tus propios hijos.

 De igual manera los padres que deseen mejorar la relación que tienen con sus hijos, en vez de señalar constantemente sus errores, faltas e ineptitudes, les conviene estudiar los dones, talentos, habilidades e intereses de sus hijos a fin de ayudarles a crecer en gracia.

Aquel que no respeta a sus padres,

no podrá respetarse

a sí mismo.

mayo 7, 2010

MADRE, MUJER  Y  ÁNGEL

Tres palabras similares de 5 letras cada una.  Una madre es una mujer; un ángel que Dios envió a la Tierra, es la amiga más leal y sobre todo, nos ama.  En las duras pruebas; en la prosperidad, en la adversidad; en las tribulaciones.  Ella, se aferra a sus hijos  y valiéndose de consejos y preceptos de ternura, se esfuerza por disipar los nubarrones hasta lograr paz.

Y vaya que es así, nosotras las mujeres madres, somos bendecidas y privilegiadas. Dios nos entregó dones, que junto al vigor de la juventud nos predispuso a cumplir con este noble papel; nos dio una infinita capacidad de amar, fortaleza, abnegación  y sabiduría para proteger a nuestros hijos, con la fuerza de una salvaje fiera y  la dulzura de un ángel celestial, sin desmayar ante los avatares de la vida.

Cada una de nosotras somos un ángel en la Tierra para nuestros hijos.  Mantengamos  los brazos extendidos para cuando nos necesiten, no importa si se han equivocado, un cariñoso abrazo y muchos besos, un llamado de atención, buen ejemplo y cariño, es la fórmula eficaz para que un hijo se sienta seguro y pueda emprender su propio vuelo..

Un consejo: Si tienes madre, cuídala. Recuerda que es un ángel que te guiará por siempre. Comparte con ella  momentos difíciles y alegrías. Agradécele infinitamente tu vida. Escucha sus diálogos, no importa si repite mil y más veces lo mismo, son el testimonio de su existencia, enjuga sus lágrimas, aunque pienses que son sin motivo aparente.  Abrázala y extiéndele tu mano en sus últimos años.

En este mes y siempre, oremos, por aquellas madres que volvieron a ser ángeles y retornaron al creador.

Por  la dicha de los que aún la conservamos y por todas nosotras que día a día vamos moldeando a nuestros hijos, para que sean corazones nobles en los caminos de la vida.

Luz Gabriela Rodríguez

http://www.espol.edu.ec/lgrodrig/

Ir a la barra de herramientas