Consumidores aún son tímidos ante compras en la web

El Universo, 7 de febrero 2011

Vender productos por internet es la opción de solo el 5% de las tiendas dentro del país que comercializan ropa, accesorios y libros, en un intento de exportar productos y mejorar el servicio a sus clientes locales.

Fabricio Echeverría, especialista en Monitoreo Web de la Escuela Superior Politécnica del Litoral, explica que según análisis del Observatorio de Internet de la Espol, ese porcentaje podría aumentar al 10% en los próximos 5 años.

Sin embargo, primero deben superar problemas como el miedo en el sistema de cobros –pues significa colocar datos personales en las páginas–, la desconfianza en la forma de envíos, además de la tendencia local a comprar en percha.

Ante eso, Echeverría sostiene que la mayoría de las empresas que apuestan a comercializar en internet lo usan como una estrategia de marketing para exponer sus productos.

Las aerolíneas, según Echeverría, son las únicas con éxito en esta clase de ventas.

Azael Torres, propietario de la marca Camisetas Bacanes, cuenta que su negocio comenzó en internet hace cuatro años, pero tuvo que colocar puntos de venta un año después, ya que el comprador nacional mantiene el interés de probar los artículos antes de comprarlos.

Pese a eso, Torres dice que el 5% de sus ventas las hace por web. Ese porcentaje se divide en compras realizadas en el 60% desde Estados Unidos y Europa, y el restante en otras provincias, pues solo tiene locales en Guayaquil y Quito.

Torres destaca que la forma de pago es un inconveniente al hacer esos negocios. El primer problema es la desconfianza al ingresar claves y números de tarjetas de crédito, sumado a que estas transacciones tienen un costo del 2% extra a la salida de capitales, pues el servicio de cobranzas que utiliza (Paypal) está en Estados Unidos.

Otra empresa que experimentó vender en web desde sus inicios es Daltónica, que tiene un taller de producción artesanal de billeteras, maletas y carteras, en la cdla. Los Ceibos.

Su propietario, Edmundo Acosta, explica que su idea de comercializar en la internet apuntaba a colocar sus productos fuera del país, pero los clientes aún no tienen confianza en el servicio de envío, pues ciertas empresas que lo proveen demoran mucho la entrega, alentando el miedo a que lo comprado no llegue.

Ese fue el problema que tuvo cuando envió dos de su artículos a Brasil, el año anterior.

El paquete, cuenta, demoró más de una semana en llegar y la transacción tuvo fallas.

Por ello decidió suspender hace tres meses sus ventas en esta modalidad y ahora sondea reactivarla a través del programa para microexportadores Exporta Fácil, apoyado por el Ministerio de Industrias.

Las tiendas más grandes, como almacenes Makro y De Prati, en cambio, utilizan la web para captar clientes y aumentar sus servicios en el mercado, pues aún están direccionadas a puntos de venta físicos.

Sin embargo, José Rivera, jefe de Publicidad y Promociones de almacenes Makro, comenta que la web le pareció un campo poco explotado, por lo que desde agosto habilitaron la opción de venta.

Hasta ahora agrega que el 4% de las compras se hacen por ese medio, aunque –según sus planes– en cinco años podrían llegar al 10%.

La página de almacenes De Prati, según Viviana Arroyo, gerente de Comercio Electrónico, es una opción que complementa las compras en tiendas, pero resalta que su importancia ha crecido en el 2010, impulsada por factores como el mejor acceso a internet desde oficinas, cibers y hogares.

Una de sus ventajas, añade, es la facilidad de comprar desde cualquier parte de la ciudad y esperar hasta 72 horas para que se realice la entrega.

Librerías apuestan a transacciones

Para evitar el obstáculo de la falta de confianza al ingresar datos personales necesarios en compras a crédito por internet, las empresas LibriMundi y Mr. Books dan a sus clientes el servicio de pago al momento de la entrega o a través de transferencias bancarias o depósitos.

Alexandra Vallejo, jefa de ventas por internet de Mr. Books, comenta que su página fue inaugurada en noviembre y hasta ahora tiene unas 50 visitas diarias, de las que el 50% realiza compras.

La mayor parte de los cobros se hacen por depósitos. La opción de pago al momento de la entrega, que aplica en Quito y Guayaquil, es menos preferida. El envío, añade, toma 24 horas.

Alfonso Reece, representante de LibriMundi, afirma que su tienda virtual vende como un local mediano, pues la empresa es constante en su promoción web desde hace 9 años. Ahora compran hasta 30 libros diarios.

Reece resalta que el 50% de esas transacciones las hacen clientes en el extranjero que demandan libros de autores nacionales y que en su mayoría prefieren hacer transferencias bancarias.

Reply


Copyright © 2021 Camino a la Sociedad de la Informacion y Conocimiento All rights reserved. Theme by Laptop Geek.